Jul 2 2007
228 lecturas

Economía

Perú. – LA EDUCACIÓN ES UNA LIEBRE QUE SALTA Y CORRE POR SU VIDA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Sin que el presidente García haya asumido consecuentemente el tema educativo como parte de sus ofrecimientos electorales, conforme denunciamos en 2005,

(ver: http://colombia.indymedia.org/news/2005/12/35015.php)

hoy, junto con Jorge del Castillo y Mercedes Cabanillas, entre otros, pretenden sacar adelante y a como de lugar el proyecto de seudo ley de la carrera pública magisterial (SLCPM).

No vamos a referirnos aquí a los huevos y tomates que recibió en Ayaviri, Puno, por parte de los maestros en huelga ni a los adjetivos de “ociosos” con que motejó a los maestros por gozar de licencias sindicales –que tiene cualquier país civilizado y le acaban de hacer recordar los liberales de EEUU a propósito del entreguista TLC– ni de “reaccionarios” que ha endilgado al SUTEP dirigido por Robert Huaynalaya por estar en huelga contra dicho PSLCPM, como si ejercer el derecho constitucional a la huelga mereciera un calificativo de parte de un Presidente de la República.

Pero Alan García pretende justificar dicho PSLCPM en la evaluación y afirma que los maestros tienen miedo a la evaluación docente. Y al igual que él otros corifeos propalan algunas mediaverdades o mentiras como libretos preconcebidos sobre dicha seudo ley ahora que el Banco Mundial nuevamente somete al país a una mayor acreencia para presuntamente mejorar la educación peruana. Entreguismo que cuando irrumpió el propio fundador del APRA, Victor Raúl Haya de la Torre, cuestionó con claridad y valentía.

Probaremos que dicho proyecto se sustenta en mediaverdades y que lo que necesita el país es que se cumpla la ley actual.

No existe la carrera magisterial

Hoy día los maestros peruanos contamos con una Ley del Profesorado donde se establece la carrera pública. Es falso, entonces, decir que se necesita una nueva ley para establecer la carrera pública magisterial como pretende el parlamento, el gobierno aprista e interesados periodistas. La ley actual Nº 24.029 data de 1984 (gobierno del Arq. Fernando Belaúnde) y fue modificada en partes con la Ley 25212 por el Parlamento de 1990 de apristas, populistas, pepecistas (hoy Unidad Nacional), izquierdistas revisionistas, etc.

Esta ley, sin embargo, por mas de 20 años no se cumple porque ni el Arquitecto Belaunde Ferry (1980-1985), Alan Garcia (1985-1990), Alberto Fujimori (1990-2000), Alejandro Toledo (2001-2006) y el actual de Alan García (2006-2007) han tenido la voluntad de implementarlo.

Si comparamos dicha ley con el actual PSLCPM del aprofujimorismo, la ley 24.029 es mas completa, fue producto de una convergencia política y social pues el SUTEP luchó por esa ley y su modificatoria. En cambio, el proyecto de seudo ley no tiene un origen concertador sino del caballazo de la mayoria aprofujimorista de la Comisión de Educación del Parlamento Nacional y el SUTEP y los maestros no estamos de acuerdo.

¿No sería mas razonable cumplir la ley actual?

Evaluación de los maestros

La Ley del Profesorado y, en especial su reglamento, el D.S. Nº 019-90-ED, que ha sido calificado como de desarrollo constitucional por el Tribunal Constitucional, establece que las evaluaciones en los ascensos debe ser dos veces al año, en los meses de setiembre y octubre –o sea que los maestros del 2º al 5º nivel debemos ser evaluados para ascender (art. 191º del D.S. Nº 019-90-ED)–.

La Ley actual ya prescribe la forma como debe evaluarse a los maestros (art. 37º y siguientes de la Ley 24029), pues evaluar no es solo tomar una prueba escrita nacional como engaña el gobierno. Más aún, la ley actual prevé la evaluación del desempeño laboral (art. 38º de la Ley 24029) al cual le otorgan 60 puntos (art. 177º del D.S. Nº 019-90-ED).

La pregunta es, ¿por qué no evalúan los ascensos de los maestros con dicha ley y porqué no lo hacen dos veces al año?. Por qué pretenden en dicho PSLCPM hacerlo cada tres años (art. 25º del dictamen aprofujimorista):

La respuesta es sencilla: el gobierno no quiere incrementar el gasto público al no querer pagar bien a los que salgan aprobados en dicha evaluación para los ascensos ni ascenderlos, y hasta hoy siguen congelados los ascensos de niveles. Eso quiere decir que los regímenes de turno engañan al magisterio y a la opinión pública cuando dicen que buscar revalorar o dignificar al maestro pues esconden que ellos –siguiendo las pautas del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, etc.– solo buscan equilibrio presupuestal público sin crecimiento del gasto salarial educativo para proteger los pagos de la deuda externa peruana.

No necesitamos entonces de una nueva ley para evaluarnos porque ya existe. Tampoco necesitamos una sola prueba escrita para conocer nuestras capacidades sino una evaluación integral y permanente (art. 37º de la referida ley).

Retamos al gobierno a que cumpla con evaluarnos conforme a la ley actual.

Cursos de perfeccionamiento, concursos y actualización magisterial

La actual Ley Nº 24.029 prevé que los profesores deben perfeccionarse si quieren ascender de nivel. Y señala que es obligatorio aprobar los cursos de perfeccionamiento si se quiere ascender al III, IV y V Nivel (art. 44). Y agrega que el ascenso del II al V Nivel se realizan mediante evaluación (art. 43 de la Ley 24.029 modificada por la Ley 25212).

¿Dónde está, entonces, que la actual Ley no contempla los concursos, las evaluaciones para los ascensos de niveles?

Nueva función docente

Presuntamente como modernizante y nuevo o sustantivo, se adiciona al ejercicio docente las labores de investigación educativa en dicho PSLCPM. Pero los apologistas se olvidan de señalar que en la ley del Magisterio de la dictadura militar 1968-1980 de Velasco Alvarado-Morales Bermúdez (Decreto Ley 22875) este aspecto ya estaba contenido.

Así que este aspecto no es tan nuevo ni modernizante como pretenden hacernos creer.

Premio a la meritocracia

El proyecto de seudo ley de la carrera pública magisterial borra de un plumazo el ingreso directo al magisterio de los egresados de las instituciones superiores pedagógicas con mejor calificación. Y lo hace un régimen que quiere premiar a los que obtengan más altas notas en las universidades para que accedan a ser burócratas en la administración pública revelando así su inconsecuencia académica.

La actual Ley, sin embargo, sí premia con el nombramiento directo a quienes se esfuerzan en la educación superior (art. 34º de la Ley 24.029): “Los que al graduarse hayan ocupado los dos primeros puestos en el cuadro de méritos de cada institución de formación docente serán nombrados de preferencia y a su solicitud en la localidad que ellos escojan en la jurisdicción señalada en el primer párrafo del presente artículo”.

Eso lleva a los maestros a defender esta ley porque premia el esfuerzo intelectual de los mejores que deben ser recibidos en las instituciones educativas.

Consideraciones finales

Como vemos ni Alan García ni sus apologistas tienen justificación alguna en querer sacar adelante el proyecto de seudo ley de la carrera pública magisterial presuntamente para dignificar al magisterio o modernizar la educación.

Y si realmente quieren dignificar al magisterio, porqué no lo inician con pagar conforme a la Ley 24.029 las bonificaciones por preparación de clase, etc.; los subsidios por luto y sepelio, las gratificaciones de Fiestas Patrias y Navidad, los quinquenios y las compensaciones de tiempo de servicios, entre otros. Y, también, que ordenen los ascensos de niveles.

El Perú necesita mas bien que se cumpla la actual ley del profesorado y que se evalúe a los maestros dos veces al año para que asciendan de niveles y estén mejor remunerados.

—————————————–

foto
* Profesor del Colegio José Pardo y Barreda de Huayto, Pativilca, y coordinador nacional del movimiento magisterial Germán Caro Ríos.

La imagen de apertura pertenece a Cartoon Networks.

Addenda
Promulgan Ley que restringe Huelgas de Maestros

El 21 de marzo del 2007 se dictó normativa que prohíbe la suspensión de clases durante tres años. Alan García dice que es un avance fundamental en la educación.

El presidente Alan García promulgó en Palacio de Gobierno la ley que declara la educación básica regular (inicial, primaria y secundaria) como un servicio público esencial. Es decir, que no puede ser interrumpida bajo ningún concepto.

La referida ley, que debe aparecer publicada en El Peruano, prohíbe la paralización de las clases “durante el tiempo necesario, estimado en tres años, para establecer las bases de la necesaria reforma educativa”.
García aseguró que la dación de esta ley “es un avance fundamental” pues garantizará el derecho de la persona a la educación. “Un niño con una mala educación tendrá el salario mínimo o menos”, comentó.

Dicha norma, que fue aprobada por mayoría en la Comisión Permanente del Congreso a fines de febrero, especifica que si los maestros realizan huelgas el Estado no les pagará esos días y señala, además, que el ministro de Educación es el encargado de “dictar las medidas necesarias” para que no se interrumpan las clases.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario