Dic 20 2007
1081 lecturas

Economía

Petróleo. – OTRA CARA DE LOS PRECIOS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Las economías de muchos de los grandes países exportadores de petróleo crecen tan aprisa que sus demandas energéticas dentro de sus fronteras están obstaculizando la cantidad que pueden exportar, lo que añade nuevas presiones al mercado del petróleo en el mundo.

Indonesia ya dio esta voltereta. Según algunos pronósticos, lo mismo podría ocurrir dentro de cinco años a México, segunda fuente de petróleo para los Estados Unidos, y poco después a Irán, cuarto mayor exportador en el mundo. En algunos casos, los gobiernos de esos países subsidian demasiado la gasolina para sus ciudadanos y la venden a un precio tan bajo como el de siete centavos por galón, práctica que, según expertos de la industria, fomenta hábitos de despilfarro.

“Es una amenaza muy grave que muchos de los principales exportadores con los que contamos hoy para el suministro de petróleo a nivel internacional ya no serán exportadores netos dentro de cinco a diez años”, dijo Amy Myers Jaffe, analista de asuntos petroleros en la Universidad Rice.

Según un informe reciente del CIBC World Markets (Mercados mundiales del Banco Canadiense Imperial de Comercio), el aumento de la demanda interna podría neutralizar el 40 por ciento del aumento de la producción petrolera saudita entre ahora y el año 2010, en tanto que más de la mitad de la disminución proyectada de las exportaciones iraníes se deberá al consumo interno.

El informe indicó que “el aumento vertiginoso de los índices de consumo interno de petróleo” en Rusia, en México y en estados miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo reduciría las exportaciones de crudo en 2.5 millones de barriles diarios para finales del decenio. Esta cifra es casi el tres por ciento de la demanda mundial de petróleo.

Tal vez no parezca elevada, pero los expertos dicen que la demanda de petróleo es tan inflexible, y que la capacidad de producción sobrante en el mundo es tan poca, que incluso pequeños déficit pueden hacer que los precios suban. En 2002, cuando un paro laboral en Venezuela1 sacó del mercado el tres por ciento de la producción mundial, los precios del petróleo se dispararon un 26 por ciento en pocas semanas.

Según los expertos, lo más probable es que esto acarree grandes cambios en el mercado al reducirse el número de países exportadores y al tornarse más importantes algunas fuentes no convencionales como las arenas de alquitrán de Canadá, en especial para Estados Unidos. También es probable que se ejerza más presión para abrir áreas que en la actualidad están cerradas a la producción de petróleo.

Una mayor estabilidad política y el aumento de las perforaciones en algunos estados petroleros importantes, en particular Iraq, Irán y Venezuela, podrían ayudar a compensar la creciente demanda de otros exportadores de petróleo.

“Dentro de diez años, la capacidad de producir petróleo en el mundo podría ser 20 por ciento mayor que la actual”, declaró Daniel Yergan, presidente de Cambridge Energy Research Associates (Asociados para la investigación energética en Cambridge). “Sin embargo, mucho dependerá de cómo se desarrolle la geopolítica.”

El aumento de la demanda entre los países exportadores de petróleo es un elemento de un fenómeno mayor: el vertiginoso crecimiento económico en algunos de los países en desarrollo. Se espera que China y la India contribuyan de manera considerable al aumento de la demanda mundial de petróleo en los próximos 20 años. Ahora bien, según Fatih Birol, economista principal de la Agencia Internacional de la Energía en París, el aumento del consumo entre los países exportadores de petróleo es la segunda mayor amenaza para satisfacer las necesidades mundiales de petróleo.

“Es un gran problema, y sigue aumentando”, afirmó el señor Birol.

El consumo interno de petróleo por parte de los cinco mayores exportadores de petróleo, a saber, Arabia Saudita, Rusia, Noruega, Irán y los Emiratos Árabes Unidos, se incrementó en 5.9 por ciento en 2006 respecto a 2005, según datos gubernamentales. Las exportaciones se redujeron en más del tres por ciento. En cambio, la demanda de petróleo se mantiene esencialmente estable en los Estados Unidos.

Los pronósticos del CIBC en cuanto a la demanda sugieren que en muchos países, inclusive Arabia Saudita, Kuwait y Libia, la demanda interna de petróleo se duplicará en diez años.

Los factores que contribuyen a esta tendencia son la mayor industrialización, el incremento de los gastos gubernamentales y el creciente consumo personal. Según un informe del Banco Mundial, el crecimiento económico en el Oriente Medio y el norte de África se ha duplicado desde los años noventa y ha sido incluso mayor en Rusia.

El dinero devengado del petróleo está brindando a muchos países los medios para invertir en su propio desarrollo económico, y el fuerte crecimiento mundial está creando mercados para sus derivados, como plásticos, productos químicos y combustibles refinados del petróleo.

No obstante, muchos estados exportadores de petróleo tienen aún mucho por recorrer para alcanzar los niveles de vida de occidente. El mercado mundial del petróleo sigue estando dominado por los consumidores tradicionales, en especial Estados Unidos, que consume casi la cuarta parte del petróleo del mundo.

Ahora bien, aunque tal vez parezca sorprendente, algunos países productores han superado a los Estados Unidos en el consumo de petróleo por persona. Estos países son Bahrein, Kuwait, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos.

Particularmente, en los países productores de petróleo de población numerosa, como Indonesia, Rusia y México, el rápido aumento de la compra de automóviles es un factor que influye de manera notable en el incremento del consumo. Los campesinos rusos están remplazando los caballos y las carretas por vehículos de doble tracción, que consumen grandes cantidades de gasolina, al tiempo que los consumidores urbanos están comprando frenéticamente los BMW, incluso antes de aprender a manejar.

“La mayoría de los países productores tienen poblaciones jóvenes que alcanzan la edad de conducir y que más fácilmente pueden comprar automóviles porque el precio del combustible es bajo”, declaró Charles McPherson, experto en el tema de petróleo del Fondo Monetario Internacional. “Desde luego, este fenómeno está limitando la disponibilidad del producto en los mercados internacionales.”

Algunos países exportadores de petróleo utilizan los controles de precios y los subsidios para asegurar combustible barato para su pueblo. Estos programas son populares desde el punto de vista político, aunque los expertos consideran que contribuyen al despilfarro de energía. Por ejemplo, al salir de vacaciones durante semanas, los kuwaitíes suelen dejar encendidos sus aires acondicionados, que se alimentan de electricidad generada por gas natural o combustibles derivados del petróleo, dijo un funcionario del Banco Mundial. Los deportistas de los Emiratos Árabes Unidos esquían bajo techo con nieve artificial y juegan golf en suntuosos campos que requieren de agua desalinizada que se produce con combustibles refinados del petróleo.

Los sauditas, los iraníes y los iraquíes pagan de 30 a 50 centavos por galón de gasolina. Los venezolanos pagan 7 centavos y se pronostica que la demanda aumente hasta un diez por ciento este año. La venta de automóviles se ha triplicado en cuatro años. “En los lugares en que el petróleo barato se considera como un derecho humano nacional, la demanda es desenfrenada”, afirmó Chris B. Newton, ejecutivo de la Indonesian Petroleum Association (Asociación de petróleos de Indonesia) en Yakarta.

Hace tres años Indonesia dejó de exportar petróleo para comenzar a importarlo debido a la disminución de su producción en los yacimientos agotados y al aumento de la demanda. Irán, Argelia y Malasia serán vulnerables el próximo decenio. La mayoría de los expertos en petróleo consideran que México probablemente sea el próximo país en dar ese viraje, en un período de tan sólo cinco años.

El rápido descenso de la producción en el viejo yacimiento petrolero Cantarell de México es parte del problema. Aunque también es significativo el aumento del número de automóviles que circulan por las calles de las ciudades mexicanas. Casi se han duplicado, hasta cerca de 16 millones en el último decenio, y el consumo de gasolina aumenta cinco por ciento al año.

Hace pocos días en la Ciudad de México, un albañil llamado Jaime Guerrero fue a un concesionario Chevrolet local. Su extensa familia gritaba “¡Bravo!” mientras firmaba los documentos de su primer automóvil.

“Tener un nuevo automóvil a mi nombre es un sueño hecho realidad”, dijo el señor Guerrero, de 26 años de edad. Él y su familia entraron al auto y se abrieron camino entre el caótico tráfico de la capital tratando de encontrar a un sacerdote para que rociara su nuevo vehículo con agua bendita.

“No me preocupan ni el clima ni la escasez de petróleo en el mundo”, dijo Guerrero. “Sólo me interesa si sube el precio de la gasolina.”

1 El autor llama tendenciosamente “paro laboral” al sabotaje petrolero contra el gobierno de Hugo Chávez organizado a finales del 2002 por la oposición venezolana con el apoyo de EEUU.
(Nota de Cubadebate).

——————————

* Periodista de The New York Times.
Traducido por Elier Martínez Pérez y revisado por Mabel Rivas González, del equipo de traductores de Cubadebate y Rebelión

Se agradece el envío a Revista Koeyú Latinoamericano –http://koeyu.blogspot.com– que se publica en Caracas.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario