Abr 8 2005
373 lecturas

Economía

Por qué Felipe se convirtió en una información

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Somos una pareja joven. Sandra tiene 28 años, y yo, Christian 30. El próximo 26 de abril cumpliremos dos años de casados. Tenemos dos hijos maravillosos, Sebastián de 8 años y Felipe de un año y siete meses.

A Felipe le decimos gatito, por que no puede hablar y sólo emite un sonido semejante al ronroneo de un gato. Pero eso no es todo, durante el cuarto mes de embarazo los médicos detectaron que algo estaba pasando con Felipe; primero nos dijeron que tendría Síndrome de Down y luego, tras otra ecografía, que solo sabríamos cuando naciera. Nació el cinco de septiembre de 2003.

Entonces le detectaron una serie de malformaciones y problemas orgánicos. Felipe estuvo internado durante quince días y fue dado de alta sin ningún diagnostico. Después de una semana, lo tuvimos que llevar de urgencia al hospital ya que no estaba respirando. Fueron cuatro meses internado en el hospital clínico de la Universidad Católica; allí se le realizaron una gran cantidad de estudios, que arrojaron un pésimo pronostico. Les contaré algunas de las cosas que se detectaron:

– síndrome malformativo de etiología no precisada (no saben lo que tiene)
– laringotraqueobronquiomalasia severa (inmadurez en las vías respiratorias)
– bronquiectasias en el lóbulo superior izquierdo del pulmón
– ductus arterioso persistente + foramen oval permeable (problemas en el corazón)
– microcefalia- ventriculomegalia cuadriventricular (inmadurez cerebral)
– microftalmia izquierda (perdida del ojo izquierdo)
– retardo severo del desarrollo psicomotor
– hipospadia distal
– vejiga neurogénica

…Y así podría seguir todo el día enumerándoles dolencias.

fotoLa fuerza de la vida

Además lo han operado en dos oportunidades. En una, de urgencia, mientras estaba conectado a un ventilador mecánico. También podría decirles que Felipe no se puede alimentar por la boca y debido a esto fue sometido a una gastrostomía y lo tenemos que alimentar con una bomba de infusión a través de una sonda. Junto con esta operación se le realizó un Nissen, que es una operación para controlar el reflujo severo que tenía y que hasta el día de hoy persiste. También podría contarles que en tres ocasiones Felipe ha estado al borde de la muerte y ha salido adelante.

No sabemos si caminará o si nos escucha –los médicos creen que no escucha, aunque nosotros pensamos que si nos oye–, si algún día podrá hablar o si podrá utilizar sus manitos; pero sonríe y eso nos hace enormemente felices y nos da fuerza para continuar en la lucha.

Bueno, a Felipe le ha tocado duro, pero gracias a Dios ha superado todos los pronósticos, él es un supergatito.

Como se imaginaran el costo de una enfermedad así es altísimo; gracias a Dios Sandra y yo trabajamos y hemos podido mantenernos a flote, con muchos problemas, claro, porque todo nuestro sueldo se nos va en Felipe.

No les he contado que cuando Felipe estuvo en el hospital, la condición para que fuera dado de alta fue que él estuviera con hospitalización domiciliaria. Esto quiere decir que Felipe podría estar en casa sólo con los cuidados que se le darían en un hospital, o sea: con monitorización cardiorrespiratoria continua, oxígeno, auxiliar de enfermería las 24 horas, aspiración de secreciones (Felipe es hipersecretor y se obstruye fácilmente con secreciones), kinesiología respiratoria y una gran cantidad de cuidados. Realizamos las gestiones correspondientes y pudimos traerlo a casa.

La medicina privada al rescate

fotoLes decía anteriormente que todo esto tiene un costo altísimo y es aquí donde quiero pedirles su ayuda. No crean que voy a poner el número de una cuenta bancaria para que me depositen su dinero y así me ayden a solucionar los problemas de Felipe.

No, no es eso, porque Sandra y yo trabajamos y tenemos la mala suerte de contar con Isapre, o debería decir de no contar con Isapre, ya que lo único que hemos tenido de ellos son problemas.

Cuando uno es sano la Isapre funciona perfecto, pero al menor problema de salud se convierte en un enemigo. Nosotros cotizamos en la Isapre ING y no entendemos por qué ellos no quieren cumplir con su parte del contrato. Cuando uno se afilia a una corre el riesgo de perder el dinero si no la utiliza, si permanece sano –que es lo que le pasa a la mayoría de ustedes–; pero cuando a alguien le ocurre lo que nos pasó a nosotros espera que la Isapre asuma el riesgo, que ellos tienen, de que cada cierto tiempo un cotizante se enferme y tengan que cubrir los gastos de salud.

No debería suceder lo que en este momento nos pasa a nosotros: que Isapre ING nos ha quitado el servicio de hospitalización domiciliaria con que contaba Felipe y me han dicho cosas tan absurdas como que yo tengo que hacerme cargo de Felipe, pero para eso mi esposa o yo deberíamos estudiar medicina, porque no cualquier persona puede estar a cargo de Pipe.

Por lo demás nosotros contratamos con ellos para cubrir los gastos de salud de mi familia y ellos no están cumpliendo, ¿o acaso los médicos que conforman su comisión médica, aunque ya no sé si son médicos o economistas o contadores (no quiero ofender a los economistas y contadores porque se que ellos tienen mucho más sentido común)– cuando quieren construir un nuevo edificio para Isapre ING estudian ingeniería y construcción? ¡No!, ellos contratan los servicios de una empresa especializada en el asunto –Que eso es lo que yo hice: contraté los servicios de una empresa –ING– que sólo funciona bien cuando no la necesito.

Además me parece insólito que la comisión medica de ING no entienda los riesgos que corre Felipe al quedar sin cobertura de hospitalización domiciliaria; son médicos y deberían saber lo, pero sólo les interesa ganas millones a costa de la salud de la gente. Por otro lado el servicio de hospitalización domiciliaria no esta regulado por ninguna ley, lo que hace necesario que los parlamentarios lo consideren.

Ya les conté la historia de Felipe y les dije que no les pediríamos dinero ni nada por el estilo, pero si necesitamos su ayuda ya que de lo contrario Felipe puede morir, es así de grave. Si Felipe no cuenta con hospitalización domiciliaria puede morir, ya que nosotros podemos darle algunos cuidados, pero no aquellos que le brindan los profesionales que lo atienden –y que ya no lo harán mas porque Isapre ING nos ha quitado el servicio–.

La gata y el “gatito”

Por estos días se esta llevando a cabo una campaña para salvarle la vida a la gata Luz, ¿recuerdan?, la gata que se cree estuvo jugando con un murciélago portador de rabia y por eso fue condenada a muerte. Luz tuvo una amplia cobertura de parte de los medios de comunicación. Los canales de televisión, las portadas de diarios y los debates en los programas de radio hasta el momento le han salvan la vida.

Algunos jueces y algunos parlamentarios se han hecho participes de las discusiones que ha tenido a nuestro país e incluso a algunos medios internacionales preocupados por la suerte del felino.

Hoy queremos pedirles su ayuda para iniciar esta campaña en favor de mi gatito Felipe, esperamos tener el mismo apoyo, esperamos poder realizar marchas a favor de los niños que tienen el mismo problema de Felipe, esperamos que los parlamentarios se sumen al debate (aunque sé que este gatito no les interesa).

fotoPor ahora solo les pedimos que reenvíen esta carta a la mayor cantidad de gente posible para que así todos sepan que Isapre ING esta dejando a un niño enfermo sin los cuidados que necesita para seguir viviendo.

Ayudemos a mi gatito Felipe Vicente Rodríguez Vidal.

Santiago de Chile, 4 de abril de 2005.

Sandra Vidal Becerra, mamá; Christian Rodríguez Ávila, padre; y Sebastián Rodríguez Vidal, hermano mayor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario