Jul 9 2008
250 lecturas

Política

¿Quo vadis IV Flota?

Fernando Cibeira * 

El vicecanciller argentino adelantó que durante la visita que iniciará mañana el hombre de Bush para la región le planteará su preocupación por la reactivación de la IV Flota.

El gobierno argentino le transmitirá al secretario adjunto para el Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Thomas Shannon, su preocupación por la sorpresiva reactivación de la IV Flota del poderoso Comando Sur que recorrerá las aguas de Sudamérica. “Queremos saber qué está haciendo”, adelantó ayer el vicecanciller Victorio Taccetti. Shannon llegará mañana, encabezando una delegación de funcionarios norteamericanos que permanecerán en el país hasta el sábado y se reunirán con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el canciller Jorge Taiana.  
 
La resurrección de la IV Flota luego de más de 50 años de inactividad fue tema de debate durante la reciente Cumbre del Mercosur en Tucumán. Hugo Chávez leyó un artículo escrito por Fidel Castro en Granma que a su vez citaba otro de Clarín que analizaba el sospechoso desembarco. “Es una amenaza”, evaluó Chávez, quien dijo no tener dudas de que el interés de la visita estaba centrado en los recursos naturales de la región.
 
Lula se hizo eco de la idea: ironizó sobre la “casualidad” de que la flota se aproximara a las costas brasileñas justo después de que hubieran localizado allí importantes reservas de petróleo. También contó que había ordenado a su canciller Celso Amorim que le pidiera un informe a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice. No se sabe si tuvo respuesta.
 
En la Cancillería argentina adelantaron que la llegada de la IV Flota será uno de los principales temas de conversación en el encuentro que mantendrán mañana Taiana y Shannon. “Surcar aguas marrones, ¿qué significa eso?”, se preguntaban en la Cancillería a propósito de uno de los objetivos de la misión que aparentemente no sólo se conformará con los mares, sino que también buscará transitar los ríos de la región. “Se supone que entre países amigos esas cosas se deben avisar antes”, completaban.
 
El almirante James Stavridis, jefe del Comando Sur bajo cuya jurisdicción funcionará la flota, anduvo en mayo por Argentina en plan de relaciones públicas. Reconoció que había sido un error comunicacional no haber informado del relanzamiento y tiró ondas de paz y amor. Aseguró que la misión de la IV Flota se limitaría a la ayuda humanitaria, las operaciones médicas, la respuesta a los desastres naturales, la defensa del medio ambiente y la colaboración en la lucha contra el narcotráfico. Pero los países sudamericanos no creen en tanta buena voluntad. Para empezar, la IV Flota fue creada durante la Segunda Guerra Mundial para enfrentar a los submarinos alemanes que intentaban llegar a América. Aparte, en su relanzamiento, el gobierno de George Bush colocó al frente al contraalmirante Joseph Kernan, de quien en su currículum no sobresalen justamente las misiones de ayuda a los necesitados. Kernan pertenece al grupo SEAL, un buzo comando de elite tipo Rambo, entrenados para actuar en condiciones de extrema adversidad, con experiencia en Vietnam, Camboya y Laos. Los especialistas sostienen que no hay antecedentes de un comando al frente de una flota de tal calibre.
 
Respecto del arsenal que será transportado, obviamente no hubo detalles. Fidel Castro y Chávez hablaron de portaaviones y bombas nucleares. “Una flota de intervención”, la definió el venezolano. Cuando atendió a la prensa en la Embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, el almirante Stavridis sólo mencionó al buque hospital “Comfort”, mientras acerca del famoso portaaviones “George Washington” –valuado en 4500 millones de dólares– respondió que apenas participa en forma esporádica.
 
Seguramente, Shannon podrá aportar nuevos datos mañana, cuando se reúna con la Presidenta, o el viernes, cuando almuerce con Taiana en el Palacio San Martín, en el marco del acuerdo de “consultas bilaterales de alto nivel” que consensuaron la última vez que el norteamericano anduvo por aquí hablando en su español de acento mexicano, en abril pasado. A su comitiva se sumó a último momento el subsecretario del Tesoro para la región, Brian O’Neill, que hacen pensar en que hay interés en tratar cuestiones económicas. En la Cancillería especulaban con que podría discutirse la cuestión de los subsidios agrícolas que se tratan en la Ronda de Doha.
 
* Publicado en Página/12

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario