Sep 4 2008
1383 lecturas

Sociedad

Salvador Allende: 100 años, 100 canciones…

 Surysur

"Tengan la seguridad de que el presidente permanecerá en el palacio de La Moneda defendiendo el gobierno de los trabajadores. Tengan la certeza que haré respetar la voluntad del pueblo, que me entregara el mando de la nación hasta el 4 de noviembre de 1976". La única promesa que no pudo cumplir. Murió antes en el edificio bombardeado. El pueblo volverá a recordarlo en la Plaza de la Constitución.

La brisa de la primavera barrerá, como todos los años, la ceniza de la memoria, la ira, la pena. Y para que mejor brille el recuerdo de Salvador Allende las 100 canciones, las imágenes, las frases que reflejan su pensamiento se tomarán por siete horas la Plaza de la Constitución de Santiago.

Ningún lugar mejor para sentir que si bien Allende está muerto, no es menos cierto que para millones de sus compatriotas tiene mucho que hacer todavía.

Por ejemplo: de una vez por todas abrogar, precisamente, la Constitución que dejó la dictadura y que con tanto esmero protegen gobierno y oposición parlamentaria; por ejemplo: dotar al país de un sistema educativo eficiente y justo (aunque para ello oposición y gobiernos deban escuchar a profesores y jóvenes estudiantes); por ejemplo: que el Estado asuma el debido control sobre las obras públicas; por ejemplo: cautelar debidamente el sistema de transporte público de pasajeros, urbano e interurbano; por ejemplo: acabar con la farsa de los subcontratos; por ejemplo…

Hay nombres que no se pueden separar de la obra que acometieron –con mayor o menor suerte– las personas que los llevaban.

Sobre los principios éticos y políticos de Salvador Allende una buena aproximación primera la entrega la periodista y escritora Virginia Vidal, en la revista que dirige, El Anaquel Austral (www.virginia-vidal.com) o en este mismo portal: aquí y aquí.

Mientras por la avenida 11 de setiembre –nombre de la vergüenza que en todos estos años ninguna autoridad se ha atrevido a quitar– muchos se dirigirán a sus casas en los contrafuertes cordilleranos, frente a La Moneda muchos más se juntarán a partir de las dos de la tarde –y hasta las 10 de la noche– para reencontrarse con los compañeros, con aquel que era vecino y se mudó, con amigos que no se ven largo tiempo. Y con Allende.

Propician el reencuentro las canciones de Inti-illimani, la Fundación Salvador Allende, la Fundación Víctor Jara, la Asamblea Nacional por los Derechos Humanos,la Fundación Gladys Marín, la CUT (que solía llamarse Central Única de Trabajadores),la Fundación Manos Abiertas para el Desarrollo, la UTE y quienes fueron ministros de Allende (¿militará allí Fernando Flores?).

100 canciones. 100 imágenes, 100 frases. Siete horas para un reencuentro que busca encontrar el camino perdido por la sociedad chilena. Agéndelo, no sea cosa que se olvide.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario