Oct 20 2010
489 lecturas

Sociedad

Secretario de la comunidad policial americana bajo sospecha

Fernando León.*

El  jefe de la Policía Mexicana es el nuevo secretario ejecutivo de la Comunidad de Policías de América. Hasta ahí todo bien, pero… Pero su designación se da en medio de una áspera polémica por su supuesto vínculo con grupos narcotraficantes. Uno de los objetivos de Ameripol es la lucha contra el narco.

Genaro García Luna fue designado secretario ejecutivo de la Comunidad de Policías de América, también conocida como Ameripol, en sustitución del jefe de la policía nacional colombiana, Oscar Adolfo Naranjo Trujillo.

La Ameripol tiene como uno de los principales objetivos el combate al narcotráfico. García Luna obtuvo la designación aún a pesar de que su figura al frente de la Secretaría de Seguridad Pública ha sido largamente cuestionada por los nexos que su círculo más cercano ha mantenido, precisamente, con el narcotráfico.

En agosto de este año la revista Nexos publicó que “la mayor parte del círculo de colaboradores de Genaro García Luna estaba coludida con el narcotráfico.” La acusación va acompañada por el señalamiento de un testigo protegido de que Mario Arturo Velarde Martínez, secretario privado de García Luna durante su período al frente de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) en el último sexenio, tenía tratos con el grupo de los hermanos Beltrán Leyva.

Su designación como secretario ejecutivo de la Ameripol —cargo que ocupará de 2010 al 2013— se da en circunstancias de que su gestión al frente de la SSP es motivo de controversia por la supuesta protección a grupos específicos del narcotráfico al mismo tiempo en que se desarrolla la guerra contra las drogas del presidente Felipe Calderón.

Se señala también que García Luna, a pesar de estar al frente de la Secretaría de Seguridad Pública Federal tiene averiguaciones previas ante la Procuraduría General de la República. La designación además se da frente a la polémica por la construcción de una enorme mansión de su propiedad al sur de la Ciudad de México a un costo aproximado de dos millones de dólares.

El salario del ex jefe policial no alcanzaría para adquirir semejante bien raíz: en 2008 reconoció una deuda de más de 6.8 millones de pesos (unos 550.000 dólares), lo que para algunos hace sospechar cuál será la procedencia de los recursos que dispuso para esa compra.

* En Por la libre.

Addenda
El señor García Luna es ingeniero mecánico, aunque ha estudiado nociones de planeación estratégica; sus responsabilidades en áreas de seguridad comenzaron a fines de los años ochentas. Su residencia está ubicada en Tlalpan y su costo real se estima en no menos de 20 millones de pesos mexicanos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario