Jun 15 2007
183 lecturas

Cultura

Según Edwards. – FIDEL Y PINOCHET: BIBLIOTECAS ”IDÉNTICAS”

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Para el ganador del Premio Cervantes, el Nobel de las letras iberoamericanas, “hay que tener cuidado” con estos personajes que ven en el arte una bifurcación peligrosa del mundo.

En una entrevista con la agencia DPA, el autor de Persona non grata recordó su primer e inesperado contacto con la biblioteca de Castro, durante su estadía de tres meses en la mayor de Las Antillas, como agregado cultural del gobierno socialista de Salvador Allende (1970-1973).

“Vi dos. Una que tenía de joven, en una casa que todavía la conservan como reliquia. La otra estaba en una cabaña a la que fui invitado con marinos de la Esmeralda”, el buque insignia de la armada chilena.
” Había libros de historia, ciencias naturales, oceanografía, viajes y navegaciones, al igual que Pinochet que tenía pura historia militar, biografías y mapas”, detalla.

” Lo de Pinochet -sincera- lo supe porque una bibliófila que conozco, Berta Concha, fue comisionada por un juez para que inventariara sus libros y después me contó”.

Según Edwards, Castro recelaba de los escritores y creía que eran el sector más atrasado de la revolución. “Tenía mala relación con la poesía y el mundo del arte le producía una cierta aversión, le molestaba”, opina.

Tras esa incompatibilidad está el origen de la pelea soterrada entre Fidel Castro y el poeta comunista chileno, Pablo Neruda. “Nadie entendía que tuvieran tan malas relaciones”, confiesa Edwards, amigo personal del Premio Nobel desde 1952 hasta su muerte en 1973.

De hecho, el vínculo hace crisis en 1966 cuando un grupo de intelectuales cubanos firma una dura carta contra Neruda, acusándolo de alejarse de los principios revolucionarios.

“Neruda -revela Edwards- sabía perfectamente que esa declaración era ordenada por Fidel Castro, porque esos escritores jamás se iban a atrever a atacar a un connotado comunista chileno si no había luz verde de arriba”.

“Pero detrás de esa misiva había una crítica al Partido Comunista chileno, por su reformismo. Fidel no quiso hacer una crítica directa y lo hizo a través de una de sus figuras emblemáticas”, insiste.

—————————————

* De la agencia alemana de noticias.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario