Ene 29 2009
546 lecturas

Economía

Temor allá arriba: afirman que la crisis eleva el riesgo político global

Rivera Westerberg

Una compañía dedicada a esa extraña lotería que es el corretaje de seguros (usted apuesta que pierde, ella que gana) teme que esté en riesgo la estabilidad mundial. Al parecer Aon, por lo menos hasta el miércoles, en que se conoció su informe –elaborado en conjunto con Oxford Analytica–, no estaba al tanto de los últimos resultados "deportivos" en Gaza, Iraq, Afganistán y etcétera.

 Aon es una palabra celta que significa unidad; Aon es también la agencia de corretaje de seguros más grande del mundo, con oficinas en muchos países de América, hizo público un estudio que a más de un grupo económico le puso la piel como de gallina; en síntesis, asegura que la crisis del crédito causa un debilitamiento general en la estabilidad política del mundo y, de paso, elevó el nivel de riesgo de ocho economías europeas.

No hay mayores datos sobre América Latina: la pelota estaba antes ya en el suelo.

La compañía, con sede en Chicago, EEUU, manifestó contrita, además, que en este año del Señor de 2009 aumenta el peligro de que no se cumpla con los pagos de las deudas públicas externas, y que aumente la vulnerabilidad de las cadenas de suministros de insumos de las empresas.

Miles Johnstone, director del manejo de crisis de Aon, se manifestó preocupado porque se extiende "la ira por el brusco descenso de la actividad económica".

Y refiriéndose a la contraparte política del desastre económico anunció que a contar de este verano (en el Hemisferio Sur, invierno en el del norte) siete países tienen el honor de inaugurar lo que la empresa denomina "riesgo muy elevado"; esos países son: Afganistán, la República Democrática del Congo, Irán, Iraq, Corea del Norte, Somalia y Zimbabue.

Quedaron señalados otros 20 países, entre los que se contaban productores de petróleo: Venezuela, Iraq y Nigeria, como especialmente vulnerables debido al derrumbe de los precios de sus exportaciones.

El avance de las características del Tercer Mundo hacia niveles planetarios parece indetenible: otros 18 Estados serían menos seguros que hace unos meses. En Europa la cosa se pone peliaguda, Estonia, Grecia, Hungría, Islandia, Letonia, Lituania, Eslovaquia y Eslovenia han descendido en la escala de seguridad definida por Aon debido a su exposición a la crisis crediticia y ya no son de riesgo "bajo", sino "medio bajo".

Las protestas populares –"la ira"–, como en Lituania, Islandia y Grecia, permite a los estudiosos de Aon concluir con sagacidad que las consecuencias políticas de la de la disminución de los del créditos son cada vez más evidentes, lo que quiere decir que el riesgo económico se traslada a la política y –se sabe– la política implica el riesgo señalado por (al decir del historiador latinoamericano Luis Vitale) "ese muerto que goza todos los días de mejor salud: que bajo ciertas circunstancias los tipos que venden sogas sean ahorcados con la última que les quede en las alacenas. Marx, o sea (ya recordarán a otro "cadáver": Bakunin).

No son las sociedades –las personas que las conforman– lo más importante para estos análisis, sino las consecuencias de sus conductas para el mudo empresario y los "inversores".

En Chicago se identifican ocho factores que los hacen palidecer: la interferencia política, la regulación, el no pago de deuda soberana, los golpes de Estado y violencia (popular, claro, que la otra no existe), las restricciones en el ámbito monetario, el sacrosanto terrorismo, las guerras y la anotada vulnerabilidad de las cadenas de suministro, que en parte se explica por ¡la piratería frente a las costas africanas!

 

Addenda

Una reseña en castellano puede leerse en el portal de Europa Press.

Reuters, EFE y otras agencias de noticias también consignaron el análisis de Aon en sus despachos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario