Mar 14 2007
357 lecturas

Cultura

Última hora, polémica – CUESTIONADO EL PREMIO IBEROAMERICANO PABLO NERUDA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Durante el Centenario de Neruda, el gobierno de Ricardo Lagos instituyó el Premio Iberoamericano de Poesía Neruda. Como jurado fueron invitados nuestro paisano Carlos Fuentes, el chileno Jaime Concha y el peruano Julio Ortega, y fue merecidamente otorgado a José Emilio Pacheco.

La dinámica ha sido la misma desde entonces. Tres jurados de prestigio internacional son convocados por el gobierno de la concertación y bajo la licencia de la Fundación Neruda se entrega el que ya es uno de los premios de mayor importancia en el continente.

El próximo doctor honoris causa de la Universidad de Morelos: Juan Gelman fue el Premio Neruda 2005 y el poeta peruano Carlos Germán Belli en 2006. Ahora todo es distinto, dos integrantes del jurado Neruda 2007 tienen en sus manos la única arma posible para frenar la felonía de la Fundación Neruda: la palabra y la verdad.

Hago público lo que ya les pedí en correo privado a Roberto Fernández Retamar y Ana Pizarro: “Declaren desierto el premio Neruda 2007”.

La Fundación Neruda invierte 2.3 millones de dólares junto al terrorista de Estado, Ricardo Claro (asesor y embajador de Pinochet). El presidente de la Fundación Neruda, Juan Agustín Figueroa, es responsable de la Aplicación de la Ley Antiterrorista contra la comunidad mapuche, lo que inspira al resto de los latifundistas en el sur chileno a desempolvar las viejas leyes de Pinochet.

Es necesario romper el cerco informativo que impide sea conocida la inversión junto a Ricardo Claro (quien desde el 12 de septiembre de 1973 está en las nóminas de la dictadura). Igualmente, es imprescindible la solidaridad internacional para terminar con el fascismo de Figueroa.

Libertad a los presos de la comunidad mapuche, juicio y castigo a Ricardo Claro; ni un peso de los derechos de autor de Neruda al fascismo, desconocimiento de la personalidad jurídica de la Fundación Neruda, integración en el nuevo directorio de la Fundación Neruda a las Universidades de Chile, USACH y Católica; representación de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y de la Sociedad de Escritores de Chile (SECH); respeto al Estatuto Cantalao redactado por Neruda en 1973 y devolución de la Casa de Neruda en Isla Negra al Partido Comunista de Chile.

¡Por la declaración nula del Premio Neruda 2007 el próximo 14 de marzo!

Nuñoa, Chile.

Publicado en el diario La Jornada Morelos (www.lajornadamorelos.com).

Addenda
UNA BATALLA SIN RESPIRO. Y SOLITARIA.

La llegada a Chile del joven periodista mexicano Mario Casasús encrespó el habitualmente quieto –por enrarecido– ambiente cultural-literario del país. Casasús lleva adelante en solitario un desigual guerra –en cierto modo tiene puesta a sitio– a la Fundación Pablo Neruda, coto privado de un poderoso miembro del foro chleno, el abogado Juan Agustín Figueroa.

Las campañas de Casasús –una serie de denuncias no desmentidas sobre el manejo y administración de la Fundación, como por ejemplo la inversión de más de dos millones de dólares provenientes de los derechos de autor del poeta en empresas del ex asesor de la dictadura militar-cívica Ricardo Claro– se desarrollan desde el diario mexicano La Jornada Morelos, que se publica en Cuernavaca, y en cierto modo son amplificadas puntualmente por el diario digital de Chile www.elclarin.cl, la revista de cultura El anaquel austral (http://virginia-vidal.com) y esta revista; además las reproducen otras muchas publicaciones, “blogs” y páginas culturales. El periódico El siglo de Santiago publicó en su edición del 22 al 28 de setiembre de 2006 una exhaustiva investigación sobre las irregularidades en la entidad cultural.

Casasús viajó a principios de este mes de marzo a la Argentina y Chile en cumplimiento de tareas profesionales; en este último país sostuvo una larga entrevista con el lonko Pascual Pichún, que acaba de cumplir cinco años de cárcel acusado de actividades terroristas, argumentación jurídica esgrimida por Figueroa habitualmente para lograr condenas a los dirigentes mapuche, en el sur de este país. La conversación será publicada próximamente.

El sitio a la Fundación propuesto por Casasús –que al parecer dispone de buenos informantes al interior de la institución– no tiene mayor réplica en el ámbito de la cultura chilena. Pocas iniciativas semejantes, comparativamente, existen en el país austral; entre ellas se recuerda la denuncia implementada por el poeta Elikura Chihuailaf y su carta abierta exigiendo la renuncia de Figueroa a la presidencia de la Fundación Neruda, firmada por decenas de intelectuales y artistas –no sólo chilenos.

En pocas horas sabremos si el pedido de Casasús al jurado que este año (2007) debe discernir el nombre del poeta que se llevará el Premio Iberoamericano Pablo Neruda para que lo declaren desierto fue escuchado por el presidente de Casa de las Américas, Roberto Fenández Retamar, el laureado en 2006, poeta peruano Carlos Germán Belli y la académica chilena Ana Pizarro. Extraoficialmente se supo en la tarde del martes 13 que Pizarro no atribuye peso ni valor intelectual a la lucha de Casasús.

En la noche de hoy miércoles Fernández Retamar tendrá aun encuentro con escritores chilenos en la Casa del Escritor, sede de la Sociedad de Escritores, y no se descarta que le sea preguntado por las deliberaciones del jurado. El eventual ganador del Pablo Neruda –o su declaración de desierto– será comunicado públicamente el sábado 17 de marzo.

El Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda es una distinción anual, de carácter internacional, otorgada por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) de Chile, a través del Consejo Nacional del Libro y la Lectura.

Creado el 2004 por acuerdo entre el CNCA y la Fundación Pablo Neruda con ocasión del homenaje al Centenario del Natalicio del Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda, se otorga a un autor o autora que posea una reconocida trayectoria y que su trabajo sea una entrega notable al diálogo cultural y artístico de Iberoamérica. El Premio consiste en US$ 30.000, una medalla y un diploma. No debe confundirse con el Premio Pablo Neruda otorgado anualmente, desde 1987, a un poeta chileno menor de 40 años por la Fundación Pablo Neruda.

Ernesto Cardenal, poeta nicaragüense y los chilenos Gonzalo Rojas, Nicanor Parra y Óscar Hahn son los mencionados entre los más probables candidatos al premio. Esta semana se presentarán las primeras antologías de los escritores hasta ahora galadonados; las ediciones son del Estado chileno a través de su Consejo de la Cultura y las Artes y el manejo de los títulos corre por cuenta de la Fundación Neruda.

L.N.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario