Mar 18 2005
235 lecturas

Noticias

Una cierta intolerancia religiosa

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Hace tiempo que recibo sus ediciones por correo electrónico y me felicito de ello, pues la frecuencia de informaciones de calidad es alta, a mi juicio. Sin embargo, especialmente en este último número que he recibido, observo un cierto grado de intolerancia religiosa que me preocupa.

¿No han intentado Uds. escribir algún artículo contra las prácticas musulmanas, especialmente el inhumano trato a las mujeres, agravios mayores a los derechos humanos, en nombre de Alá? Recuerdan lo que sucedió al escritor de apellido Rushdie, por haber escrito solamente un libro, que no fue del agrado de una cierta creencia?

¿Porqué se aprovechan de la amplia receptividad del pueblo católico, que generalmente frente a las ofensas ofrece “la otra mejilla”, en vez de amenazar con la muerte?

¿No les parece que, poco a poco, por la vía que toma suavemente “Piel de leopardo”, se va uno adentrando en una conducta conocida como cobardía –porque ofender (=atacar) “al bulto”, sabiendo que se escribe contra un conglomerado que no tiene abogados, que habitualmente se presenta diciendo la paz sea contigo, etc., es como atacar a un niño– o no ?

Todos los católicos sabemos que la Iglesia está compuesta por humanos mortales. Siempre ha sido así a o largo de su a veces tortuosa historia, con tantos errores (incluso crímenes, etc.), pero ¿no es cierto que en “momentos difíciles” (por ej. dictaduras, persecuciones, entre otros casos), acudimos dócilmente a solicitar su protección?

En casos como aquellos, en los cuales suelen aparecer “vanguardistas” o
“adelantados”, que fundamentan su “intelectualidad” o “actitud progresista” en las ofensas inferidas a otros ¿No convendría a los Editores de Piel de Leopardo, meditar un poco (da la impresión que esto faltó) antes de adherirse a esa actitud, sin un análisis previo?

En realidad, este es solamente un comentario y no deseo extenderme, so pena de importunarlos en su trabajo. Pero creo que lo menos que puedo hacer, es enviar una opinión libre, interesada en un mundo menos agresivo, creativo pero respetuoso; no pacato, pero tampoco contrario al precepto de amaos los unos a los otros.

Dr. Germán Pequeño Reyes
(gpequeno@uach.cl)

————————————

Intelectual y emotivamente, señor, su carta llegó a destino: el lugar de nuestra responsabilidad editorial; lo agradecemos: una revista es con sus lectores.

No pretendemos herir la fe; inmersos en una cultura cristiana hemos en ocasiones apuntado sobre alguna consecuencia de su (mala o deformada) práctica. Al fin y a cabo ésta –la fe– se mueve en manos de personas; el judaísmo, el islam, la de Roma, de Constantinopla o la que llegó de África con los encadenados en la sentina de los galeones y que en América reorganizó sus ritos amalgamándose con el catolicismo.

Tal vez algunas muestras de humor parezcan –sean incluso– de dudoso humor, pero tenga usted la certeza de que Piel de Leopardo no se desliza –ni suave ni vertiginosamente– por el camino de la cobardía.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario