Oct 26 2009
278 lecturas

Opinión

Venezuela cercada, el silencio de los no tan inocentes y la espera del naufragio

Néstor Francia.*

Cobra vigor campaña contra Venezuela: la campaña anti-Chávez y las bases militares enemigas, por una parte, sin olvidar la situación eléctrica y el silencio de los no tan inocentes. Mientras, la tormenta perfecta de la oposiciòn amenaza convertirse en naufragio anunciado: Leopoldo, el “anti-partido”

La campaña internacional contra la Revolución Bolivariana está cobrando una fuerza virulenta y una frecuencia preocupantes. Varias noticias surgen el fin de semana en este sentido.

– Se denuncia en Bolivia que la embajada venezolana en La Paz pagó a un intermediario peruano unos 280.000 dólares en enero de 2008 para equipos antimotines destinados a la policía boliviana.

– Perú expresó preocupación ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por los gastos militares en la región, y exhortó a destinar mayores recursos a la lucha contra la pobreza –lo que parece un chiste, dicho por uno de los gobiernos más impopulares del mundo y con ningún logro en la lucha contra la pobreza en su propio país.

– El gobierno de Colombia aseguró que la mayoría de los vuelos del narcotráfico con destino a Centroamérica y Estados Unidos sale de Venezuela –otro chiste, venido del país rey en producción y tráfico de drogas.

– El opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC) de Nicaragua denunció que el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) tiene la intención de restablecer el servicio militar obligatorio “tal y como ha hecho Venezuela”.

El portavoz del PLC, Leonel Teller, afirmó en un comunicado que el partido de gobierno pretende aplicar esta medida "siguiendo estrategias" del presidente de Venezuela, Hugo Chávez

A raíz de la masacre cometida en Táchira contra integrantes de un equipo de fútbol colombiano por parte de irregulares, el secretario general de gobierno del Táchira, Leomagno Flores responsabilizó al ELN por los hechos. Esta declaración, hecha de manera irresponsable sin ninguna investigación seria ni confirmación alguna, busca reforzar la matriz de que en Venezuela se mueven a su antojo, y con complicidad de nuestro gobierno, las guerrillas izquierdistas de Colombia

La campaña internacional contra Chávez y la revolución es parte del menú que tiene como platos principales las amenazas militares del Imperio, representadas de forma palpable por la presencia de bases militares gringas en Colombia, Aruba, Curazao, Honduras, Panamá. Los medios de la derecha de todo el continente simplemente están sirviendo la “entrada” del condumio de la muerte. Mejor nos preparamos bien porque tal vez el postre nos venga en el futuro relleno de pólvora.

La situación de la industria eléctrica debe servirnos de ejemplo de cómo no es bueno “taparear” los problemas y dejar que se acumulen, y sólo reconocerlos cuando las aguas se desbordan. Desde hace mucho tiempo distintos voceros han venido alertando sobre lo que pasaba, pero de muchos funcionarios del gobierno solo se “escuchaba” el silencio, cuando no las justificaciones.

No puede ser que siempre sea Chávez el que ponga el dedo en la llaga para que se reaccione. La ausencia, en muchos casos, de honestidad intelectual y de la crítica leal, y su sustitución por la adulancia y la omisión, es una actitud oportunista que en nada beneficia al proceso revolucionario.

La oposición y su naufragio anunciado

La oposición sigue enfrascada en su pelea interna en el camino hacia su “tormenta perfecta”. Julio Borges (Primero Justicia), por ejemplo, acusó públicamente a Leopoldo López de “jugar posición adelantada” con respecto al método de elección de los candidatos opositores a la AN. Omar Barboza (Un Nuevo Tiempo) afirmó, en alusión a López, que “hay gente que tiene más experiencia en dividir que en unir”.

El caso de López no es fácil para la oposición, pues se ha convertido en una especie de líder de los “antipartido”, lo cual no es poca cosa en un sector (la base opositora) bastante decepcionada de los dirigentes partidistas. En torno a López se están reuniendo unos cuantos “independientes” que le dan fortaleza frente a los otros, los “pro-partidos”.

Según informaciones difundidas en algunos portales de internet de la oposición, los sectores que juegan en el equipo de Leopoldo López y otros grupos, se habrían reunido en el Instituto de Formación Demócrata Cristiana Arístides Calvani (Ifedec); el encuentro fue auspiciado por el presidente de este organismo y dirigente de Copei, Eduardo Fernández. A la cita no fueron invitados los partidos “mayoritarios” de la oposición, pero si habrían estado presentes representantes de los grupos minúsculos de la Mesa Unitaria, como el MAS y la Causa R.

Entre otros personajes del mundo opositor estuvieron Rafael Marín y Humberto Celli. En su página de ayer domingo en Ultimas Noticias, Julio Borges afirmó que “Lo que se llama antipolítica no es otra cosa que personas o individualidades que sienten que ellos solos pueden imponer su verdad”.

Por su parte el opositor independiente Carlos Blanco, en su columna de El Universal, acotó: “Los partidos están en un esfuerzo que no cuaja (…) Todos entienden la conveniencia de unidad, pero la quieren en una situación que les otorgue reconocimientos que creen merecer. Uno argumenta que tiene más votos que los demás, otro, que sus liderazgos con más distinguidos; el de más allá, que su jefe tiene impacto nacional”.

No vemos cómo esta situación puede cambiar: los vicios y mañas son demasiado viejos y arraigados para echarles tierra encima en menos de un año que queda para las postulaciones.

* Analista de asuntos políticos.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario