Abr 27 2010
1003 lecturas

Opinión

Venezuela: Chávez, fantasma en Colombia (los misiles de EEUU son reales)

Néstor Francia.*

A medida que se aproxima la elección presidencial en Colombia, aumenta la forzada presencia de la imagen de Chávez en el vecino país. El gobierno colombiano consideró ayer  “inaceptable” la supuesta intervención venezolana en la campaña electoral, según un comunicado difundido por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

El comunicado afirma que Colombia “considera inaceptables las referencias que el Gobierno de Venezuela ha hecho sobre la campaña electoral colombiana, lo cual es una violación al principio básico universal de no intervención en los asuntos internos de otros países”.

Unas horas antes fue el propio presidente colombiano, Álvaro Uribe, quien consideró “una ofensa” que un gobierno extranjero trate de “coaccionar” a los electores en su país para elegir nuevo gobernante, en clara alusión al gobierno de Chávez.

Ahora bien, a estas acusaciones estamos acostumbrados, no es la primera vez. Nuestro presidente ha dicho: “Conmigo se están metiendo porque ahora en casi todos los países del continente cuando llegan las elecciones me agarran a mí, a Chávez. No me agarran a mí, sino al fantasma Chávez, el otro, el tirano, el dictador, el caudillo, ese fantasma creado por el imperio yanqui. Me agarraron de fantasma. El fantasma Chávez”

Lo sorprendente es que esa matriz de intervención no parte sólo de la derecha colombiana, sino también desde la izquierda. El candidato presidencial del Polo Democrático, Gustavo Petro, afirmó en RCN Radio que las declaraciones de Chávez sobre la campaña política en Colombia terminan favoreciendo al aspirante del Partido de la U, Juan Manuel Santos:

“El rechazo que el mismo Chávez ha construido en la sociedad colombiana lleva a que la misma sociedad reaccione en forma adversa a lo que él dice. En la medida en que ataque a Santos, termina es apoyándolo. Es una forma de intervenir, pero a la inversa”. La aseveración de Petro, en el sentido de que Chávez ha construido un rechazo en la sociedad colombiana, es al menos una tergiversación, y en cierto sentido una canallada.

Petro debería saber que ese rechazo, que en cierto sentido lo hay, es una fabricación mediática impulsada por la derecha de ese país, que tiene al líder venezolano como uno de sus principales objetivos, bajo órdenes del imperio. De todas formas, tampoco es la primera vez que este sector de la izquierda colombiana pretende endilgar a Chávez las consecuencias de su propia incapacidad para ganarse el favor del pueblo colombiano. Actualmente Petro aparece de cuarto en las encuestas, con apenas el 5% de las preferencias.

No pueden esperar que Chávez les haga la tarea que ellos mismos no han podido realizar en tantos años.

Ahora bien, ya lo hemos dicho, en el fondo de esta nueva andanada está la situación de Antanas Mockus, el candidato del Partido Verde que ha pasado, de ser una probable amenaza a la candidatura de Santos, a constituir una contundente realidad. Mockus supera al ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos en la intención de voto en la primera y segunda vuelta de las elecciones colombianas, según una encuesta divulgada ayer.

De acuerdo con la encuesta de Ipsos-Napoleón Franco, Mockus obtiene el 38 por ciento, en tanto que Santos alcanza el 29 por ciento de la intención de voto en la primera vuelta a cumplirse el próximo 30 de mayo. Es decir, Mockus supera por 9 puntos a Santos, quien en todas las encuestas anteriores figuraba a la cabeza de los sondeos.

Para la segunda vuelta, a celebrarse el 20 de junio, Mockus alcanzaría el 50 por ciento, mientras que el aspirante del Partido Social de la Unidad Nacional (Santos) llegaría al 37 por ciento en la intención de voto. En las últimas encuestas divulgadas la semana pasada, Mockus había recortado la diferencia que le tenía Santos en la primera vuelta y lo superaba en la segunda, con un 50 por ciento, contra el 44% del ex ministro de Defensa.

La actitud de Mockus ante Venezuela es diferente a la del uribismo y un triunfo suyo despertaría esperanzas de que se pueda recomponer las relaciones entre ambos países. Ayer el candidato verde hizo una declaración interesante sobre Chávez: “Es la persona que el pueblo venezolano ha escogido y es mi deber responder con respeto a esa opción, a esa elección y que todo un pueblo, como el venezolano, haya elegido a una persona quiere decir que algo tiene esa persona que pueda ser valorado”. Mockus también ha condenado, de manera inequívoca, el ataque contra las FARC en Ecuador que mantiene aun congeladas las relaciones de esa nación con Colombia.

EEUU y sus misiles

Una noticia que no puede pasar bajo la mesa es que  Estados Unidos está desarrollando un nuevo tipo de armamento no nuclear capaz de impactar en cuestión de minutos en cualquier lugar del mundo y de hacer largos recorridos en la atmósfera sin riesgo de ser neutralizado. Si Barack Obama da su aprobación, esta arma, además de elevar el poder militar norteamericano hasta dimensiones impensables, relegaría a segundo plano la importancia de los arsenales atómicos y supondría una revolución completa del concepto del rearme.

El proyecto, que dio sus primeros pasos durante la anterior administración y ha progresado extraordinariamente en los últimos meses, según revela el diario The New York Times, lleva el nombre de Prompt Global Strike (ataque global inmediato) y pretende responder en menos de una hora, con cargas muy potentes pero convencionales, a cualquier amenaza anti-yanqui que se presente en cualquier parte del planeta.

Actualmente, las armas a disposición del Pentágono no son capaces de alcanzar un objetivo lejano en menos de cuatro o cinco horas en condiciones óptimas. A veces se requieren 10 o 20. Para reducir ese tiempo, hay que echar mano del armamento nuclear. Es decir, si Estados Unidos quisiera atacar rápidamente en un país del Medio Oriente, no podría hacerlo por medios convencionales. Con esta nueva arma, el tiempo para el ataque se reduce considerablemente, puesto que EE UU podría actuar en pocos minutos con una carga de 400 kilos de munición convencional disparada desde la que posiblemente será la base de este proyecto, el cuartel de la Fuerza Aérea de Vandenberg, en California.

Según el plan que detalla The New York Times, la nueva arma viajaría por la atmósfera a una velocidad varias veces superior a la del sonido y a una altura por encima del espacio aéreo de los países que encontrara en su trayecto, lo que evitaría problemas políticos con los países sobrevolados y el riesgo de ser interceptado por el “enemigo”. Para su guía se requiere el uso de satélites en el espacio.

Ayer, por cierto, fue lanzado desde Cabo Cañaveral un nuevo vehículo espacial para uso militar, el X-37B, sobre el que la fuerza aérea no ha querido ofrecer ningún detalle. Desde el punto de vista tecnológico, la nueva arma podría estar lista para las primeras pruebas a partir de 2014, y preparada para formar parte del arsenal norteamericano entre 2017 y 2020. Pero antes, Obama tiene que aprobar la iniciativa. El presidente ha dado ya muestras de ser favorable al proyecto.

En una entrevista con The New York Times, Obama manifestó que esta arma podría tener un importante papel “en el camino de poner menos énfasis en los arsenales nucleares” ¿premio Nobel de la Paz? ¿Desarme? ¿Lucha contra el armamentismo? ¡Yo te aviso!

* Analista de asuntos políticos.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario