Feb 2 2010
421 lecturas

Opinión

Venezuela: como los dinosaurios, se extinguirán

Néstor Francia.*

Se acentúa debilitamiento de las “protestas estudiantiles”, y aunque no podrán repetir los hechos de 2007, convocan a otra marcha. La oposición busca combinar conflictos con agenda electoral. ¿Qué pasa con el aparato comunicacional del gobierno? Un poco de memoria: las mientras de Hinterlaces y el proceso constituyente anunciado un 11 de febrero.

En nuestro informe del día 25 de enero pasado, apenas se iniciaban las protestas “estudiantiles” referidas al caso RCTV, dijimos: “no temamos que vaya a pasar lo mismo que en el 2007. Las primeras señales apuntan más bien hacia una rápida extinción del pequeño incendio. Oiremos algunos cacerolazos, probablemente veremos algunas marchitas y hasta guarimbas, y leeremos los sempiternos pronunciamientos de los representantes políticos y mediáticos del Imperio y la oligarquía, pero serán acciones focalizadas  que no tendrán la fuerza de masas del 2007, cuando la base social opositora se volcó a las calles”.

Ya el día de ayer las protestas y guarimbas habían alcanzado casi completamente su extinción. Apenas si hubo noticia de una muy débil concentración de estudiantes de la Universidad Monte Avila en la Plaza Altamira. Los sifrinos escuálidos, desfasados y sin apoyo de masas, van languideciendo en su estulticia, abandonados por los partidos opositores, pendientes estos de las parlamentarias, y manteniendo una existencia virtual en los medios de comunicación de la derecha, que han empezado ya, ante el fracaso evidente de los “estudiantes”, a deslizar sus principales titulares hacia otros temas.

Sin embargo, los “líderes estudiantiles” se resisten a morir. En lo que parece un forzado cambio de táctica, ahora se llenan la boca con las palabras “paz” y “no violencia”, ante el rechazo general a las guarimbas, achacan la violencia a factores revolucionarios y convocan a marchas concentradas, como la que anuncian para el jueves 4 de febrero.

No quieren entender que no están ya en el año 2007, que no podrán levantar la misma polvareda. Harán el jueves otra marcha que será relativamente llenada con militantes partidistas y empleados de las gobernaciones opositoras, y se irán para sus casas con más pena que gloria. No se puede descartar que haya violencia, porque, lamentablemente para la oposición, hay grupos radicales que ellos no controlan: soltaron al diablo y ahora no pueden manejarlo sino con dificultad.

A todas luces, la oposición quiere combinar la promoción de la conflictividad con la agenda electoral. Nada fácil, dado lo arduos que se le presentan ambos caminos. Hay problemas y hay base social opositora, pero el “liderazgo” derechista ha perdido toda sintonía con las masas, aun las opositoras, y no les va a ser sencillo recuperarla.

Entretanto, por nuestro lado sigue cojeando el aparato comunicacional, muy lento y pesado, muy oficinesco. En sus Líneas… el presidente se refirió a ese tema y pidió tomar la ofensiva en ese terreno, hablando de un concepto clave: “poder crítico y creador”. La movilización popular revolucionaria viene despertando y empieza a actuar como disuasivo. Igualmente ayer citamos las Líneas… en ese sentido, vamos a repetirlo, debido a su importancia:

“La presencia viva y activa de los estudiantes revolucionarios en las calles debe convertirse en un muro de contención que disuada y neutralice a quienes pretenden incendiar nuestras ciudades”.

En año electoral, un arma harto conocida, son las encuestas. Se ha llamado “Guerra de Encuestas” y ha entrado en plena efervescencia. Ayer apareció, vía Globovisión, una “encuesta” de la firma Hinterlaces, según la cual el 61% de la población considera que el país va por mal camino. Para que no quede duda de la “seriedad” de esta encuestadora, recordemos sus pronósticos en torno al referendo de la enmienda constitucional votada el 2009, en el cual el “Sí” al Presidente ganó holgadamente.

Según Hinterlaces, el 10 de diciembre de 2008 el “Sí” tenía solo el 32% y el “No” el 62%; el 6 de enero de 2009 presentó una mínima variación: “Sí” 32%, “No” 61%. Ya el 30 de enero, ante las evidencias, y frente al riesgo de quedar completamente  en ridículo, dio un salto oportunista, presentando una variación falsa, imposible: “Sí”: 45%, “No”: 55%; El 7 de febrero, una semana antes de las elecciones, trató de adaptarse un poco más a la realidad, y anunció: “Sí”. 44%, “No”: 49%. Se peló, finalmente, por más de 10 puntos porcentuales.

Pero en su primer pronóstico de diciembre de 2008, hecho sin ninguna duda de manera tarifada para influir en el resultado electoral, envalentonando al electorado opositor, el pelón fue de más de 20 puntos porcentuales. Oscar Shemel, el farsante dueño de Hinterlaces, debería jugarse un terminal con el número 61, que parece ser su favorito.

Se cumple un aniversario del 11 de febrero, fecha en la cual, en 1999, tomó posesión por primera vez Hugo Chávez Frías. Ese mismo día comenzó a cumplir su principal oferta electoral, al anunciar, en su alocución en el entonces Congreso Nacional, que firmaría esa tarde el decreto convocando a referéndum para consultar al pueblo si se quería realizar o no la Asamblea Nacional Constituyente.

Dos meses después el pueblo dio un contundente “Sí” a la propuesta presidencial. Se había abierto el camino a las grandes transformaciones que se han ido realizando y perfilando en los albores y en el inicio del Siglo XXI.

* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario