Nov 16 2006
241 lecturas

Política

Venezuela, elecciones. – SE DICE, SE CUENTA, SE TEME

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El señalamiento de José Vicente Rangel formulado en la primera semana de este mes de noviembre es preocupante. Afirmó que una serie de indicios hacen temer que grupos de oposición intentan combinar las dos vías –la electoral y la conspirativa– para el día de las elecciones presidenciales.

Rangel señaló que ello preocupa al gobierno puesto que, aunque la vía extraconstitucional pudiera ser interpretada como un recurso para crear confusión, el análisis de los aparatos de inteligencia revela que hay una campaña propagandística en marcha, sobre todo en los sectores medios y acomodados, instando a participar en actos reñidos con la convivencia democrática. En concreto, y tal como en 2002, se querría buscar que parte de la ciudadanía se manifieste en contra del gobierno en las calles el tres de diciembre premunida incluso de objetos contundentes.

El objetivo es reclamar el triunfo electoral y conseguir alterar el orden público obligando al despliegue represivo de las fuerzas policiales para reclamar inmediatamente después falta de garantías. Esta línea estratégica contaría con el aval del gobierno de Estados Unidos.

La ingerencia de EEUU en el proceso venezolano

Sólo los muy obcecados pueden decir ignorar que a través de sus órganos de inteligencia y organizaciones políticas para estatales la Casa Blanca interviene en Venezuela. A la oposición no han faltado, por otra parte, generosos aportes financieros para solventar sus campañas antichavistas. En el terreno político-estratégico, además, ha contado y cuenta con la ayuda de la poderosa organización que articula el trabajo en América Latina de la democracia-cristiana.

Fue precisamente el secretariado de la DC para América Latina quien obtuvo en 2002 la declaración del gobierno chileno que responsabilizó a Chávez por el golpe de Estado que lo destituyó por alrededor de 14 horas. Su más connotado dirigente era entonces, y es todavía, el chileno Gútenberg Martínez, cónyuge de la presidente de la DC del país austral, Soledad Alvear.

En tiempos de Allende, en Chile la DC se fracturó en varias oportunidades, originando diversos movimientos y partidos políticos a la izquierda del tronco original; un sector importante de ese partido, incluso, apoyó la aventura pinochetista. El ala de derecha de la vieja Falange Nacional nuclea a la mayor parte de los dirigentes históricos del partido, que recientemente logró la salida del embajador de Venezuela en Chile y que el país se abstuviera de votar para elegir al representane latinoamericano al Consejo de Seguridad de la ONU mientras, entre bambalinas, se sumaban al esfuerzo estadounidense por hacer elegir a Gutemala.

Hace unos días, el 15 de noviembre, en París la abogada y ensayista estadounidense Eva Golinger denunció: “Estados Unidos está atacando en tres frentes: la financiación de la campaña del candidato de la oposición, Manuel Rosales, el terrorismo diplomático o uso de estructuras multilaterales para agredir a Venezuela y la guerra sicológica”. La autora de El Código Chávez y Bush versus Chávez: la guerra de Washington contra Venezuela, afirmó que “Dentro de su guerra sicológica, el gobierno de Estados Unidos desea que la opinión pública de Venezuela y fuera del país crea que Chávez es un dictador asociado con el terrorismo que va a desestabilizar América Latina entera”, para de esa manera lograr su aislamiento, impedir que los venezolanos voten por él y piensen que “les conduce a una guerra contra Estados Unidos y contra el mundo”.

Golinger recordó que Wáshington financia y sustenta a la oposición venezolana desde 2002 mediante sus agencias National Endowment for Democracy o la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo, bajo la cobertura de “impulsar la democracia y la prosperidad”, y ha fortalecido su presencia militar en el Caribe. Según su análisis la victoria de los candidatos demócratas en las pasadas elecciones legislativas estadunidenses no cambiará la política de Estados Unidos hacia Venezuela.

No son aventuradas las palabras de la abogada, en especial si se considera que la presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, describió a Chávez como un “dictador ordinario”.

Sondeos y números

Un estudio presuntamente realizado por una empresa estadounidense señala que el presidente venezolano tiene un 48 por ciento en la intención del voto frente a 42 por ciento del opositor Manuel Rosales, apoyado por Wáshington, en los comicios de diciembre. Una firma venezolana, en cambio, estima según sus sondeos en la opinión pública que Chávez no baja del 50/55 por ciento mientras que Rosales no superará el 30.

En medio de estos apurados juegos y malabares estadísticos se conoció la renuncia a la candidatura de Benjamín Ruasseo; humorista de gran popularidad, el “Conde del Guácharo” aduciendo una crisis de hipertensión dejó en libertad a sus seguidores para votar por cualquiera de los demás candidatos.

Misión: observar

Quizá para no desentonar con el lenguaje en boga en Caracas, la UE desplegará una gran “fuerza” de observadores. Misiones denomina el gobierno a una serie de iniciativas vinculadas con la educación, la salud y otros cometidos sociales que persiguen ganar la batalla contra la pobreza y el desamparo social, y Misión de Observación Electoral (MOE) llama la Unión Europea al cuerpo de más de 100 especialistas en procesos electorales que llegan a Venezuela con motivo de las elecciones presidenciales del próximo tres de diciembre.

Encabezada por la diputada del Parlamento Europeo Mónica Frassoni, la MOE obedece a una invitación cursada por el Consejo Nacional Electoral de la República Bolivariana de Venezuela para observar las elecciones. El Centro Carter también fue invitado.

La economía crece

La economía venezolana cerró el tercer trimestre de 2006 con un crecimiento de más del ocho por ciento, informó el ministro de Finanzas, Nelson Merentes. “En el PIB el sector que registra más crecimiento es el privado, impulsado por el público, es parte de la reactivación. En la medida en que el sector privado ponga más capital, podrá crecer mucho más”, señaló una nota de la vicepresidencia.

El ministro enfatizó en que el crecimiento económico del país “se mantiene por duodécimo trimestre consecutivo”, aunque dijo que el resultado oficial del trimestre lo dará el Banco Central de Venezuela. Merentes informó que las prioridades del gobierno son ahora nuevas inversiones en las áreas de infraestructura y energía, estimando que el desempleo cerrará este año en siete por ciento.

La economía venezolana registró un crecimiento de 9.6% del producto interno bruto (PIB) en el segundo semestre de 2006 y sus sus reservas probadas de petróleo ascienden de acuerdo con un estudio reciente a 87.621 millones de barriles.

Un mensaje

Uno de los correos que circulan profusamente por las redes venezolanas advierte a lo electores que deben extremar el cuidado a la hora de votar: “Se debe ‘chequear’ el número que aparece en el óvalo a la derecha de la tarjeta sea el mismo que quede impreso en la papeleta. Por ejemplo (…) si la tarjeta tiene a la derecha D-22, si votamos con ella y en la papeleta aparece A-22 estamos votando por Chávez, porque es este el código que contabiliza el computador”.

En Venezuela se sufraga electrónicamente. Para algunos partidarios del presidente este tipo de correos electrónicos contribuyen a generar una atmósfera que prepara el ánimo para la acusación de fraude. Otros no ve más que una muestra de la “desesperación” opositora.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario