Sep 30 2009
477 lecturas

Opinión

Venezuela: la huelga de hambre en el desierto y acorralada la dictadura en Honduras

Néstor Francia.*

La “huelga de hambre”: una pantomima mediática y cerca del fin pese a que sigue la canalla apoyando la acción de los “estudiantes”. Se cumplen predicciones sobre el plan Obama-Clinton: creada la vanguardia reaccionaria para legitimar elecciones del 29/11, pero la fuerza de la resistencia y aislamiento mundial crean fisuras entre golpistas. Significativas declaraciones del general Romeo Vásquez.

La definición de la “huelga de hambre” de los estudiantes fascistas, por parte de Roy Chaderton, no tiene desperdicio: “pantomima”. Ayer continuó el "show", con la incorporación de otros sujetos al montaje. “Más de cien” se llenan la boca los medios de la derecha, en un país donde hay varios millones de estudiantes, mientras sigue desfilando la canalla en apoyo a la acción pretendidamente desestabilizadora: ayer se sumaron los farsantes de Provea y el cura Luís Ugalde (el mismo golpista que levantaba los brazos de Carlos Fernández y Carlos Ortega cuando el sabotaje petrolero).

Entretanto, como parte del espectáculo, los organizadores de la “huelga de hambre” anunciaron una conversación telefónica sostenida con Santiago Cantón, el conocido antichavista que funge como secretario ejecutivo de la CIDH. Lo más notable de esta supuesta conversación es que ya están asomando una “salida” a la huelga, lo cual nos hace pensar que la pantomima puede llegar pronto a su final. De hecho, El Universal de hoy titula, como asunto principal: “OEA y estudiantes trabajan opciones para fin de huelga”.

En realidad, aparte del escándalo mediático, la “huelga de hambre” no ha cambado la rutina diaria del país y ni siquiera los estudiantes universitarios de la derecha se han movilizado masivamente. Además, los partidos de oposición están bastante ocupados con sus líos internos, y la perspectiva, cada vez más cercana, de las elecciones parlamentarias de 2010, donde está bien difícil para ellos el logro de la “unidad”, de manera que no tienen muchas energías para apoyar a sus delfines que tienen montado el circo acuático frente a la sede de la OEA.

Todo parece indicar que este nuevo montaje terminará pasando con más pena que gloria.

En la película “Jurassic Park”, el científico Ian Malcolm (Jeff Goldblum) acuña una frase que a veces tengo que parafrasear: “odio tener la razón”, ante la confirmación de sus fatales predicciones sobre la reproducción independiente de los dinosaurios en la “isla Nublar”. Todas nuestras proyecciones sobre los planes del dúo Obama-Clinton para Honduras se están cumpliendo.

Ante el fracaso, hasta ahora, del Plan A (Acuerdo de San José), avanza el Plan B (reconocimiento paulatino de las elecciones ilegítimas de noviembre). Lo de ayer en la reunión extraordinaria de la OEA no deja lugar a dudas.

El Consejo Permanente de la OEA no alcanzó un acuerdo de declaración sobre la situación en Honduras por un artículo sobre la legitimidad del gobierno que surja de las elecciones de noviembre, si se producen sin que el presidente Zelaya sea restituido ¿La razón?

¡Algunos países como Estados Unidos, Canadá, Bahamas, Costa Rica y Perú, se abstuvieron de determinar cuál será su posición sobre el resultado electoral de noviembre! Se está creando, pues, el frente de vanguardia reaccionaria manejado desde Wáshington, que se encargaría de promover el reconocimiento del “presidente electo” una vez que Micheletti desaparezca del protagonismo en escena.

Todo se haría en nombre de la paz, de la democracia y de la “solución pacífica” del “conflicto”. Pero –¡qué vaina!– hay un escollo impredecible e insobornable: el movimiento popular hondureño, la resistencia, que no solo sigue viva y coleando, sino que aumenta su nivel organizativo y de conciencia.

La fuerza del movimiento popular de Honduras tiene en jaque permanente a los golpistas, y comienzan a aparecer tímidas fisuras. No solo se trata de la solicitud del Congreso a Micheletti para derogar la suspensión de garantías. Los empresarios se presentan ahora con un plan, bastante descabellado por cierto, pero que incluye la restitución de Zelaya, aunque con poderes restringidos. Pero aun más significativas son las declaraciones dadas ayer por el general Romeo Vásquez, Jefe del Estado Mayor Conjunto y cabecilla militar del golpe:

“Veo que rápidamente estamos llegando a una solución, que es lo que todos estamos esperando” y manifestó que un arreglo es promovido por diferentes sectores de la sociedad hondureña. Además afirmó que “se va a lograr siempre y cuando haya disposición de las partes de sentarse a dialogar. En el ambiente se percibe esa disposición de diferentes sectores que están buscando una salida (…) lo que tenemos que hacer ahora es empezar a crear niveles de confianza apropiados”

De todas formas, pase lo que pase, y como dijo Fidel, se ha engendrado la revolución hondureña y nadie podrá detenerla.

* Analista de asuntos políticos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario