Jun 30 2004
3037 lecturas

Cultura

Venezuela: recuperación de una carta de Simón Bolívar

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Venezuela adquirió el martes una carta inédita de Simón Bolívar, subastada por la Casa Bonhams de Londres. La información de www.cadena global.com tiene su fuente en un comunicado del minsterio de RREE venezolano.

El documento, que hasta la compra por el Estado de Venezuela era parte de una colección privada, es una misiva escrita a un amigo britanico en la que el Libertador relata algunos entretelones del Congreso de Angostura, en 1819, que aprobó la Constitución de la entonces Gran Colombia -unión entre las actuales repúblicas de Colombia, Venezuela, Panamá y Ecuador-. Bolívar menciona además un triunfo militar de Páez sobre la caballería española.

La cancillería venezolana destaca: “La importancia histórica de la adquisición de esta carta, reviste en que la misma no aparece publicada en las obras completas del Libertador”. No se ha informado sobre el monto de la transacción, aunque sí que la embalada de Venezuela en Inglaterra fue la única ofertante.

Venezuela desde 1999 se llama oficialmente República Bolivariana de Venezuela, en honor a Bolívar -uno de los grandes militares y hombre de Estado de la modernidad- nacido en Caracas.

El guerrero y el estadista

Al mando de sus tropas -en su mayor parte campesinos de los llanos venezolanos, afroamericanos y esclavos negros a los que liberó- cumplió con sus generales una de las hazañas más notabñes de la historia; batallar y avanzar, ganando batallas mientras formaba un ejército, a lo largo del occidente de Suramérica tras haber iniciado la gesta en Venezuela hacia 1812.

Durante la primera década del siglo XIX Caracas era el lugar de las mayores tensiones con la metrópoli, debido a la proximidad geográfica de la capitanía general, tanto con España como con Haití, ya independizado de Francia.

En 1811 se funda en la capital de Venezuela la Sociedad Patriótica de Caracas, presidida por Simón Bolívar. En 1812 Monteverde, enviado por Madrid, desembarca en la costa venezolana y avanza hacia Caracas. Simón Bolívar lo derrota. Ese mismo año entra en Bogotá. Y comienza su lucha por la independencia de la Gran Colombia, que culminará, años después, al abrazarse en Lima con el argentino José de San Martín.

El proyecto bolivariano, anclado en la Gran Colombia, fue un proyecto de unidad continental. No pudo lograrlo: su mala salud, las traiciones y ambiciones caudillescas, la extensión del territorio, las maquinaciones provenientes de Europa y los emergentes Estados Unidos de América (del norte) y la miopía de los incipientes políticos de la época, todos ellos de una clase social a la que convenía un cierto nacionalismo provinciano, se lo impidieron.

En el Congreso de Panamá de 1826 quedan retratadas las fuerzas centrífugas en acciçón en la Gran Colombia. Venezuela se separa ese año, en 1830 lo hará Ecuador y en 1904 Panamá, sin duda con la desinteresada ayuda de EEUU, que construiría a cambio el canal interocéanico, que controlaría y administraría durante gran parte del siglo XX.

Una suscinta biografía de Bolívar puede leerse en www.simon-bolivar.org/bolivar/breve_biog.html.

La contribución haitiana

En el año 2004 se cumple el bicentenario de la proclamación de la Independencia de Haití, obtenida por un ex esclavo: Jean Jacques Dessalines. Haití es, pues, el primer país americano en cortar lazos con el coloniaje europeo. No obstante tienen, los haitianos, “mala prensa” y son objeto de la óptica que los ve como un estereotipo: negros, pobres, adictos a una suerte de vudú made in Hollywood.

Un lugar, es decir, en el que algunos ejércitos del Cono Sur recuperarán su deteriorada autoestima -puesto que en la contemporaneidad sólo han tomado las armas contra los ciudadanos, generalmente indefensos, de sus propios pueblos -ya en Iquique, en Chile, o en la Patagonia, en la Argentina, ya arrojando ciudadanos tanto a las aguas del Pacífico o del Atlántico o “inventando” el pau de arara o la falanga durante la dictadura brasileña, de la nadie habla-.

En 1815, tras haber sido derrotado por la restauración colonial, Bolívar abandona Jamaica -donde encontró refugio y escribió un documento que conviene no olvidar: la Carta de Jamaica– y viaja a Haití para conseguir de su presidente, Alejandro Sabes Petión, ayuda para la causa de la independencia hispanoamericana.
En 1817, con ayuda de Haití, Bolívar regresó al continente para continuar luchando.

El caraqueño nunca creyó el mundo en que vivía era el único posible. Tampoco, al parecer creía que, como suelen decir en la actualidad algunos administradores de los Estados suramericanos: “es necesario hacer bien las tareas”.

——————

* Periodista y escritor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario