Feb 13 2008
836 lecturas

Opinión

2008. – PERSPECTIVAS MUNDIALES

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

¬ŅCu√°l es el car√°cter de nuestra √©poca? ¬ŅEs un per√≠odo de crecimiento, expansi√≥n y progreso capitalista? Uno no debe vivir en este planeta para no ver todos los s√≠ntomas de un sistema en decadencia senil, en un callej√≥n sin salida. La propia civilizaci√≥n est√° en peligro, la elecci√≥n es socialismo o barbarie.

Tomemos el caso de Kenia, que se supon√≠a era una historia de √©xito, que hab√≠a puesto en pr√°ctica las reformas de mercado, privatizaciones, etc., que era considerado con un ejemplo brillante de democracia. Ahora vemos lo contrario: barbarie, elementos de desintegraci√≥n social como un resultado de toda esa situaci√≥n. Es f√°cil exagerar los elementos de barbarie, pero podemos verlos incluso en los pa√≠ses desarrollados de Europa: crimen, droga, asesinato, colapso de la moral de la sociedad. ¬ŅC√≥mo se puede esperar otra cosa de un sistema en declive? Como dijo Lenin: el capitalismo es horror sin fin.

El prop√≥sito de una discusi√≥n de perspectivas no es acad√©mico, no es un seminario universitario. No es para demostrar lo inteligentes que somos, sino para analizar la situaci√≥n, para intervenir y lo estamos haciendo en pa√≠ses como Pakist√°n ¬ŅC√≥mo fue posible que los compa√Īeros de The Struggle hicieran una intervenci√≥n tan maravillosa? No es la casualidad de estar en el lugar y momento adecuados. Es el resultado de unas perspectivas correctas.

Existen ciertos paralelismos entre el 9 de enero de 1905 en la Rusia zarista y la situaci√≥n actual de Pakist√°n. ¬ŅC√≥mo una organizaci√≥n marxista puede hacer tal avance y desarrollarse as√≠ en un pa√≠s atrasado, con fundamentalistas, etc.,? Se debe a la superioridad de las ideas y los m√©todos del marxismo. Se puede ver no s√≥lo en Pakist√°n, no s√≥lo en Asia, sino en todo el mundo.

Nosotros pronosticamos grandes ca√≠das en los mercados burs√°tiles, seguidas por p√°nico. La inestabilidad encuentra su reflejo en el aumento de los precios del petr√≥leo que ha alcanzado el r√©cord de 100 d√≥lares barril. ¬ŅCu√°l es el ambiente entre la burgues√≠a? Podemos de alguna manera medir el ambiente de la burgues√≠a con el ¬ęterm√≥metro¬Ľ de la bolsa. Hace s√≥lo doce meses el ambiente era de optimismo, cinco a√Īos de crecimiento r√°pido y casi r√©cord. Ahora tenemos un ambiente de profundo pesimismo. Como Trotsky dijo en El programa de transici√≥n, la burgues√≠a se desliza hacia el desastre con los ojos cerrados.

Hace doce meses dec√≠an que no hab√≠a signos de inestabilidad porque la inestabilidad se supon√≠a que se hab√≠a eliminado gracias al invento de los derivados. Pronosticamos lo que ocurrir√≠a hace unos a√Īos. Dijimos que la econom√≠a norteamericana estaba desafiando la gravedad, como un mu√Īeco de dibujos animados que corre hacia un precipicio y se mantiene corriendo en medio del aire, entonces mira hacia abajo y sacude la cabeza, despu√©s cae al darse cuenta de que no hay suelo bajo sus pies. Ocurre lo mismo ahora con la econom√≠a estadounidense. No hay nada real debajo de ella.

La burgues√≠a ha estado vendiendo enormes cantidades de… ¬°deuda! Las deudas se han dividido y vendido en las bolsas. Esta locura ahora les ha pillado. La crisis de las hipotecas basura tuvo serias consecuencias a escala mundial: en Gran Breta√Īa fue el colapso de Northern Rock, que ocurri√≥ de repente y sin avisar. No es un banco peque√Īo, es el quinto m√°s grande de Gran Breta√Īa. Por primera vez en 160 a√Īos Gran Breta√Īa tuvo que intervenir en la banca, lo pod√≠as ver en la televisi√≥n, no en los libros acad√©micos. Cientos de personas hac√≠an cola fuera de las oficinas del banco para recuperar su dinero.

Incluso durante el boom vimos ataques muy violentos a los niveles de vida, pensiones, etc., fue un boom a costa de la clase obrera. No es bueno citar las cifras generales de crecimiento y otros indicadores económicos, necesitamos mirar los efectos en las masas. Sí, se han conseguido enormes beneficios, pero a costa de las masas. En Sudamérica se han conseguido altas tasas de crecimiento, pero las masas no se han beneficiado de ellas. En todas partes se ha producido un aumento de la desigualdad, una riqueza obscena a un lado y la abyecta miseria al otro. No es casualidad que el hombre más rico del planeta no sea Bill Gates sino Carlos Slim, un mexicano.

La principal fuerza motriz de la econom√≠a mundial a√ļn es EEUU. Un pa√≠s con el 5 por ciento de la poblaci√≥n mundial responsable casi el 20 por ciento del crecimiento mundial. Es un crecimiento basado en la demanda, en el consumo, pero EEUU tiene el record de casi treinta a√Īos de estancamiento salarial, aunque el trabajador medio norteamericano ahora produce un tercio m√°s que hace una d√©cada.

En EEUU hay un nivel de endeudamiento colosal: privado, empresarial y p√ļblico. Esta acumulaci√≥n de deuda tiene un l√≠mite que se ha alcanzado ahora. Ha aumentado el desempleo (m√°s del 5 por ciento). La burbuja inmobiliaria ha terminado y los precios est√°n cayendo. La gente ha estado pidiendo dinero prestado respaldado por la subida de los precios inmobiliarios. Mientras el boom continu√≥ sigui√≥ el carnaval de hacer dinero, el dinero se subi√≥ a la cabeza y los bancos prestaban dinero a todo el mundo. Ahora se ha producido una masiva oleada de desahucios. Miles de familias norteamericanas no pueden vender su casa porque tienen una hipoteca superior al valor de su vivienda. Ahora les llaman ¬ęuna nueva clase de esclavos hipotecados¬Ľ. No es una discusi√≥n acad√©mica, tendr√° un efecto. Ya tiene un efecto psicol√≥gico profundo y la clase dominante est√° alarmada.

Despu√©s de la elecci√≥n de Bush la mayor√≠a de la izquierda era pesimista, pensaban que todo giraba inexorablemente hacia la derecha. Todo lo contrario, nosotros dijimos que ser√≠a el presidente m√°s odiado de la historia. La clase dominante no sabe que hacer. Los republicanos est√°n divididos debido al pantano iraqu√≠ y al caos econ√≥mico. Larry Summer, Secretario del Tesoro con Clinton, dijo lo siguiente: ¬ęEEUU corre el riesgo de sufrir la peor crisis desde principios de los a√Īos ochenta¬Ľ.

Nadie sabe la profundidad o duraci√≥n de la pr√≥xima recesi√≥n. Seg√ļn The Economist: ¬ęLa verdadera duda no es la cuesti√≥n t√©cnica de si la crisis se calificar√° como una recesi√≥n, sino cuanto durar√°¬Ľ. Temen que EEUU pueda repetir la experiencia de Jap√≥n en los a√Īos noventa, cuando el boom de los ochenta dio paso a una recesi√≥n que dur√≥ diez a√Īos.

Resulta ir√≥nico que seg√ļn se aproxima la crisis, la burgues√≠a inmediatamente corra a pedir ayuda al Estado. Quieren tipos de inter√©s m√°s bajos, pr√©stamos, subsidios, etc., En realidad, lo que quieren ¬°volver a inflar la burbuja!¬Ľ No hablan ya de ¬ęorganizar el mercado¬Ľ. Greenspan volvi√≥ a inflar la burbuja en 2001 y 2003, era considerado un h√©roe, ahora le acusan de provocar este caos. Tienen raz√≥n, por supuesto, pero eso no les impide exigir ahora medidas similares.

La econom√≠a real de EEUU ya muestra signos de crisis. En 2007 las ventas de autom√≥viles y veh√≠culos ligeros cay√≥ un 2,5 por ciento, a 16,1 millones. Este a√Īo se prev√© que baje a 15,5 millones. Las principales empresas est√°n en crisis. Chrysler est√° en bancarrota, en realidad no en la teor√≠a. Las cifras de diciembre de los manufactureros de autom√≥viles fueron las perores en cinco a√Īos. La inflaci√≥n aumenta en todas partes. La inflaci√≥n de noviembre en EEUU fue un 4,3 por ciento, m√°s elevada que hace un a√Īo.

Hay factor que sin duda ayudaron a la burgues√≠a en el √ļltimo per√≠odo. La apertura de nuevos mercados despu√©s del colapso de la Uni√≥n Sovi√©tica y la restauraci√≥n del capitalismo en los anteriores bloques chino y sovi√©tico, que supuso la entrada de casi 2.000 millones de personas en el sistema comercial mundial. Este hecho provoc√≥ una espiral descendente sobre los salarios, aunque en China ahora est√°n subiendo los salarios y la inflaci√≥n.

Fue una gran ayuda para el sistema capitalista. Le dio oxígeno, pero no cambió nada de lo fundamental. Llevó a un abaratamiento de las mercancías como una manera de combatir la tendencia a la caída de la tasa de beneficios. Ingentes cantidades de mercancías se producen en serie en países como China e India, por ejemplo, televisores, ordenadores baratos, etc., Incluso sin aumento de los salarios, los trabajadores han podido comprar cosas que en el pasado hubieran sido consideradas un lujo. Pero ahora los precios están subiendo y los salarios en cambio siguen bajos.

Gran Breta√Īa es un ejemplo. Los trabajadores del sector p√ļblico son el 20 por ciento de la fuerza laboral del pa√≠s. Gordon Brown ha declarado que los salarios del sector p√ļblico estar√°n por debajo del nivel de inflaci√≥n durante los pr√≥ximos tres a√Īos, supuestamente para combatir la inflaci√≥n. Esta es una receta para una explosi√≥n de las huelgas en este sector. En todas partes hay programas de m√°s reducciones salariales. Podemos expresar esta situaci√≥n en forma de ecuaci√≥n: los capitalistas no pueden tolerar el mantenimiento de las reformas y las concesiones del pasado, pero las masas no pueden aceptar m√°s recortes de sus niveles de vida.

Parte de la razón del aumento de los precios de los alimentos es el boom del bioetanol, que realmente no ayuda al medioambiente, pero utiliza granos y otros alimentos para fabricar combustible (subvencionado por el gobierno), empujando al alza los precios de la comida en todo el mundo. Fidel Castro pronosticó que esto causaría una crisis de hambre y tenía razón: es una catástrofe para los países pobres. En Italia, hubo un aumento del precio de la pasta, lo que suponía un duro golpe para las familias obreras italianas. Pero en países como Pakistán, India, Bangladesh, Afganistán, etc., aumentos similares de los alimentos básicos han provocado revueltas porque la gente no puede comer. El PPP en Pakistán llegará al poder en una situación de desesperación, una política reformista no puede resolver el problema e implica consecuencias muy serias.

Los economistas burgueses son como un hombre que se ahoga con una pajita. Ahora aceptan que se avecina una crisis en EEUU, pero esperan que Asia les salve, que la crisis no afecte al resto del mundo.

China ha tenido el mayor crecimiento de cualquier pa√≠s en los √ļltimos treinta a√Īos. Ahora es el primero en producci√≥n y consumo de acero, el segundo consumidor de energ√≠a. Algunos predicen que a este ritmo puede superar a EEUU. A largo plazo es verdad, pero no es una perspectiva inmediata. En el pasado dec√≠an lo mismo de Jap√≥n, hasta que lleg√≥ la crisis.

A los economistas les gusta extrapolar tendencias bas√°ndose en cifras del pasado. La inflaci√≥n china ha alcanzado el 6,9 por ciento anual en noviembre. Las exportaciones de China suponen el 20 por ciento del PIB en 2001, en 2007 son el 40 por ciento. Son c√°lculos, y probablemente demasiado altos, sin embargo lo que es evidente es que las exportaciones juegan un papel importante en la econom√≠a china y que una crisis ‚Äďpor no hablar de una recesi√≥‚Äď en EEUU le afectar√°.

Es fácil tener discusiones estériles sobre economía, pero la cuestión central es el efecto que tiene sobre la lucha de clases. Ha habido un aumento del comercio y el crecimiento mundial, pero al mismo tiempo ha habido una intensificación tremenda de la presión sobre la clase obrera. Esta situación ha provocado explosiones de la lucha de clases, incluso durante el mejor período desde un punto de vista capitalista.

Un formalista podría pensar por qué en lugares como América Latina, donde la economía ha crecido tanto, los niveles de vida de las masas no mejoran, la respuesta es que las economías de América Latina crecieron precisamente porque los niveles de vida se estancaron.

El nivel de explotaci√≥n y presi√≥n despiadada sobre los trabajadores se ve en Jap√≥n. Se ha acu√Īado un nuevo t√©rmino en Jap√≥n: ¬ękaroshi¬Ľ, muerte por exceso de trabajo. Hace poco le√≠ un art√≠culo sobre un japon√©s que colaps√≥ y muri√≥ despu√©s de trabajar 80 horas seguidas. Hay empresas que son llevadas a los tribunales por esta situaci√≥n. En 1998 s√≥lo se ganaron el 4 por ciento de los casos de karoshi, en 2005 se aceptaron el 40 por ciento de los casos.

Muchas personas en los países occidentales acumulan docenas de horas de trabajo extra (a menudo no pagado). La media en Japón es de 1.780 horas extras anuales por persona. En EEUU son 1.800, en Alemania 1.500. La tendencia hacia la temporalidad es muy fuerte.

Ahora la econom√≠a se ha estancado. Las ventas navide√Īas en Gran Breta√Īa fueron decepcionantes. En Alemania, se baj√≥ la perspectiva de crecimiento del 2,6 al 2 por ciento, aunque ya algunos pronostican cifras del 1,1 por ciento en 2008. En Francia, Sarkozy pensaba que podr√≠a atacar a los trabajadores, pero √©stos reaccionaron inmediatamente y la popularidad de Sarkozy est√° ya en el 17 por ciento. En Italia, hubo una maravillosa manifestaci√≥n con m√°s de medio mill√≥n de trabajadores en Roma, en la peque√Īa Dinamarca una manifestaci√≥n con 100.000 contra los recortes, mayor que la de Italia en proporci√≥n a la poblaci√≥n del pa√≠s. El mes pasado hubo una huelga general en Grecia, e incluso huelgas en Suiza.

¬ŅCu√°l es la raz√≥n? Incluso durante un boom los capitalistas no pueden aceptar el mantenimiento de las concesiones que hicieron en el pasado, menos a√ļn nuevas reformas. En todos los pa√≠ses se atacan las pensiones, en M√©xico por ejemplo, hace dieciocho meses tuvimos una situaci√≥n revolucionaria.

S√≥lo nosotros comprendimos la situaci√≥n en M√©xico. ¬ŅEl PRD es un partido burgu√©s? Quiz√°, pero los 3 millones de trabajadores y campesinos que se manifestaron por L√≥pez Obrador y contra el fraude no eran burgueses. M√©xico ser√° el pa√≠s m√°s afectado por la crisis norteamericana. Zonas enteras de M√©xico dependen del dinero enviado por los inmigrantes que ahora sufren los ataques y que son deportados.

Los acontecimientos futuros tendrán un gran efecto en las organizaciones de masas, pero hay un problema importante. No es un problema de la clase obrera, sino de la dirección. Las organizaciones de masas creadas para transformar la sociedad ahora se han convertido en obstáculos monstruosos. Defienden una política pro-burguesa. En el pasado, al menos en palabras defendían el socialismo y el comunismo, por lo menos el Primero de Mayo. Ahora están tan degeneradas que, por ejemplo, en Italia el DS (¡el antiguo Partido Comunista!) se ha fusionado con otros partidos burgueses para formar un partido burgués.

Italia es el enfermo de Europa. El motivo para que la burgues√≠a empujase a Veltroni a formar este nuevo partido, el Partido Democr√°tico, es porque no tiene partido en el que basarse. ¬ŅCu√°les son sus oportunidades? La burgues√≠a lanzar√° una masiva campa√Īa en los medios de comunicaci√≥n a favor de este nuevo partido, tendr√° un efecto, Veltroni ser√° popular al principio y el voto a Rifondaziones Comunista se reducir√°, pero la raz√≥n de la burgues√≠a para tener a Veltroni en el poder es que √©ste ponga en pr√°ctica una pol√≠tica de recortes. Provocar√° una explosi√≥n de las luchas y fermento dentro de los sindicatos, tambi√©n en RC.

Las organizaciones de masas no existen en el vacío, les afecta el mundo que las rodea. Los sectarios rechazan estos partidos e intentan formar otros nuevos, pero nunca tienen éxito. Con el giro a la derecha de todos estos partidos habría sido el momento, por ejemplo, de formar una alternativa al Partido Laborista británico. Pero no tuvieron suerte, todos los intentos fracasaron de manea irremediable.

Las masas inevitablemente se expresar√°n a trav√©s de sus organizaciones tradicionales. ¬ŅD√≥nde est√°n las masas en Gran Breta√Īa? No est√°n activas en ninguna parte, ni en el PL ni en ning√ļn otro. Est√°n en casa mirando la televisi√≥n, luchando por conseguir sus necesidades b√°sicas. Pero esa situaci√≥n no durar√° demasiado: entrar√°n en acci√≥n y cuando lo hagan, ser√° a trav√©s de las organizaciones tradicionales de masas, en Gran Breta√Īa son los sindicatos y el Partido Laborista.

En el Estado espa√Īol hay una terrible polarizaci√≥n. La econom√≠a ha ido muy bien y eso ha retrasado un poco los procesos, pero la derecha y la Iglesia est√°n utilizando el lenguaje que utilizaban en los a√Īos treinta.

EEUU sigue siendo un pa√≠s clave. A George W. Bush gustaba al principio a la burgues√≠a norteamericana, porque era un reflejo certero de s√≠ misma: ignorante, provinciano, miope, arrogante… Pero ha emprendido aventuras peligrosas y ya no es un representante de confianza.

En general, la política norteamericana no tiene nada de sustancia, pero las primarias son interesantes porque revelan las corrientes subterráneas de la sociedad estadounidense. El fenómeno de Obama se explica por un sentimiento general de necesidad de cambio, aunque si saliera elegido sería el peor de todos. Cuando a la gente corriente se le pregunta por qué apoyo a Obama dirán: porque queremos un cambio.

La perspectiva más probable es la victoria de un demócrata, puede que Hillary Clinton. Pero el próximo presidente llegará al poder en un período de crisis. Tres cuartas partes de los ciudadanos norteamericanos piensan que EEUU va por el mal camino. El Congreso con mayoría demócratas es muy impopular porque no han hecho nada.

Toda esta situaci√≥n tendr√° consecuencias serias. El sue√Īo americano se ha terminado, los niveles de vida se hunden. Es la primera generaci√≥n que no puede esperar vivir mejor que la anterior. Todo (la guerra de Iraq, esc√°ndalos, etc.,) tiene un efecto, en determinado momento, ser√° evidente la necesidad de un partido obrero.

Adem√°s hay que a√Īadir la situaci√≥n en Iraq. ¬ęOdio Iraq, ojala nunca hubi√©ramos ido all√≠¬Ľ. ¬ŅDe qui√©n son estas palabras? No, no son de Bush, sino de Winston Churchill en 1926, cuando los imperialistas brit√°nicos se enfrentaron a unos problemas similares. Los imperialistas norteamericanos no han solucionado nada con la invasi√≥n de Iraq y en su lugar han desestabilizado todo Oriente Medio. Se han comportado como un elefante en una cacharrer√≠a.

¬ŅCu√°nto tiempo m√°s estar√° EEUU en Iraq? La √ļltima estrategia de Bush es una locura y la clase dominante lo sabe. Intentaron avisarle amablemente con el sensato consejo del Grupo de Estudios Iraqu√≠es, que era la aut√©ntica voz del establishment. Le dijeron: ¬ę¬°Hemos perdido! Debemos salir gradualmente de all√≠ y llegar a un acuerdo con Ir√°n y Siria¬Ľ.

No es un mal consejo, ¬Ņpero Bush lo sigui√≥? Lo que hizo fue amenazar a Ir√°n y seguir acusando a los sirios de interferir en los asuntos internos de otros estados. Envi√≥ m√°s tropas a Iraq y despu√©s dice que para resolver el problema palestino hay que establecer un estado separado. Quiz√° siga esta pol√≠tica insensata porque est√° al final de su mandato. A prop√≥sito, EEUU ha destruido el ej√©rcito iraqu√≠, el √ļnico contrapeso al ej√©rcito iran√≠ en la zona del Golfo.

No tenemos una actitud sentimental hacia la guerra. La guerra es algo terrible pero puede tener consecuencias revolucionarias. Vemos los inicios de un movimiento de la clase obrera en la región: grandes huelgas en Egipto, Jordania, Marruecos, Líbanos y en el propio Israel. Pero la ausencia de una dirección revolucionaria es la característica principal del actual callejón sin salida en Oriente Medio. En el pasado los estalinistas tenían una base fuerte en la región y su traición en gran medida es responsable de esta situación.

En Ir√°n, el r√©gimen est√° dividido. Ahmadinedjad intent√≥ fortalecer su situaci√≥n bas√°ndose en el enfrentamiento con EEUU y sus amenazas de atacar Ir√°n. Pero ahora se ha develado un informe de la CIA en el que se dice que Ir√°n no tiene capacidad nuclear. ¬ŅQui√©n lo filtr√≥ a los periodistas? La clase dominante norteamericana intenta evitar otra aventura como la farsa de las armas de destrucci√≥n masiva, que sirvi√≥ a la camarilla neoconservadora para justificar la invasi√≥n de Iraq. Los estadounidenses ahora no pueden lanzar un ataque, Israel podr√≠a, pero tambi√©n se enfrentan a la lucha de clases y est√° a√ļn por ver si actuar√≠an o no.

Ir√°n est√° maduro para la revoluci√≥n. Tenemos todas las condiciones se√Īaladas por Lenin para una revoluci√≥n: divisiones por arriba, fermento entre la clase media, una poderosa clase obrera con tradiciones revolucionarias, oleadas de huelgas importantes, etc., El √ļnico factor ausente es el subjetivo, el partido revolucionario.

La situación en Irán es muy similar a la Rusia anterior a 1905. Cuando las masas iraníes comiencen a moverse no habrá quien las pare. La próxima revolución puede tomar distintos caminos pero una cosa es segura: ¡no será una rebelión fundamentalista! La mayoría de la población es joven y fresca, se abrirán a las ideas revolucionarias y al marxismo. La revolución iraní cambiará toda la situación en Oriente Medio, mostrando que el verdadero antiimperialismo no necesita a los fundamentalistas. Tendrá un impacto en toda la región.

Am√©rica Latina sigue en la vanguardia de la revoluci√≥n mundial, y de la contrarrevoluci√≥n. No s√≥lo es Venezuela, tambi√©n es Bolivia. Morales hace el rid√≠culo con el parlamento, leyes, constituciones, etc., Sufre del mal conocido como ¬ęcretinismo parlamentario¬Ľ, esta circunstancia puede preparar el camino para la derrota del movimiento.

La situaci√≥n en Venezuela demuestra el papel del factor subjetivo. En los a√Īos treinta, Trotsky dijo que el proletariado espa√Īol era capaz de hacer, no una revoluci√≥n, sino diez revoluciones. Lo mismo se aplica a Venezuela, el hero√≠smo de las masas venezolanas no tiene precedentes en la historia. Llevan diez a√Īos en situaci√≥n de fermento, han derrotado varias veces a la contrarrevoluci√≥n. Pero hay un l√≠mite. No puedes mantener a millones de personas en estado de agitaci√≥n permanente y sin mostrar una alternativa.

En diciembre de 2006 las masas votaron mayoritariamente a Ch√°vez, lo hicieron porque quer√≠an un cambio. Pero aparte de alguna nacionalizaci√≥n, que hemos apoyado, no se han producido a√ļn cambios fundamentales. Con las mejores intenciones del mundo, Ch√°vez puede llevar la revoluci√≥n a la derrota. En esta cuesti√≥n no podemos ser ¬ęsentimentaloides¬Ľ, no podemos permitirnos ser rom√°nticos, la revoluci√≥n es una cosa seria.

El movimiento bolivariano es heterog√©neo, la direcci√≥n est√° formada por dem√≥cratas revolucionarios peque√Īo burgueses, est√° lleno de contradicciones, en su composici√≥n y en sus ideas.

Las personas pueden cambiar. Ted Grant siempre pon√≠a el ejemplo de Largo Caballero en la revoluci√≥n espa√Īola de los a√Īos treinta, en muchos sentidos era un reformista de izquierdas honesto que intentaba moverse hacia el marxismo. Ted insist√≠a en que si los trotskistas espa√Īoles se hubieran comportado correctamente es probable que le hubiesen ganado. Pero se comportaron como sectarios ultraizquierdas irresponsables. Se negaron a entrar en las Juventudes Socialistas espa√Īolas cuando √©stas les invitaron a hacerlo, dejando as√≠ esta organizaci√≥n de masas en manos de los estalinistas. Esa fue la raz√≥n principal de la derrota de la revoluci√≥n espa√Īola.

Trotsky calific√≥ este comportamiento de traici√≥n, y ten√≠an raz√≥n. Como resultado rompi√≥ relaciones con Andreu Nin. ¬ŅQu√© decir sobre la conducta de Orlando Chirinos y los ultraizquierdistas venezolanos? Ch√°vez es honesto y valiente. Le gustar√≠a introducir el socialismo, pero sabe como hacerlo. La historia demuestra que algunas veces un hombre honesto con una pol√≠tica incorrecta puede jugar un papel peor que un oportunista.

Ch√°vez no tiene un partido, sino que le rodean bur√≥cratas, estalinistas y reformistas del peor tipo, ejerciendo sobre √©l una influencia negativa. Pero Ch√°vez tambi√©n sufre de ilusiones parlamentarias, imagina que todo se puede hacer ¬ęlegalmente por ley¬Ľ. Por esa raz√≥n, en lugar de ofrecer a las masas cambios fundamentales les ofreci√≥ otro refer√©ndum. Pero entre las masas ahora hay elementos de cansancio.

Pero el proceso est√° lejos de haber terminado. Ch√°vez puede variar de d√≠a en d√≠a, dependiendo de la √ļltima persona con la que habl√≥ o el √ļltimo libro que ley√≥. Un d√≠a podr√≠a ser un libro de Trotsky y otro uno de Chomsky. La semana pasada dijo era necesario ralentizar el ritmo de la revoluci√≥n, ahora dice que es necesario expropiar para acabar con la especulaci√≥n.

Hay que dirigir toda la artiller√≠a contra el ala reformista y la burocracia. Mi pr√≥ximo libro va dirigido contra Heinz Dieterich, el principal te√≥rico del reformismo. Habla del ¬ęcentro pol√≠tico¬Ľ, pero en Venezuela ¬°no hay centro! Existe una polarizaci√≥n tremenda a derecha e izquierda. Esa es la realidad y la revoluci√≥n est√° alcanzando un momento cr√≠tico.

Es muy difícil hablar en estos momentos de las perspectivas mundiales, se abren muchos frentes revolucionarios. Sólo hemos tratado de modo superficial la situación, pero existe una situación maravillosa alrededor del mundo.

El sistema capitalista est√° en crisis, la globalizaci√≥n se manifiesta como una crisis mundial del capitalismo. Hemos entrado en un per√≠odo turbulento, un per√≠odo de guerra, revoluci√≥n y contrarrevoluci√≥n, pero lo m√°s importante es preparar las ¬ęfuerzas de choque¬Ľ de la revoluci√≥n.

—————————

* Teórico marxista, ensayista.

En_ www.emancipacion.org.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.