Oct 24 2022
146 lecturas

Pol铆tica

Aumentan las protestas sociales: Europa entre guerra, crisis y un invierno que puede ser helado

Una parte significativa de Europa se convirti贸 la tercera semana de octubre en una olla a presi贸n en la que empez贸 a calentarse la sopa del conflicto. A este ritmo, de mantenerse prendida la cocina, el continente se dirige hacia una etapa muy tensa debido a las consecuencias directas de la guerra, entre ellas la creciente tensi贸n social.

La crisis europea es sostenida y va en aumento, agravada por el impacto cada vez m谩s visible del conflicto Rusia-Ucrania en la vida cotidiana. Los aumentos exorbitantes, especialmente en electricidad, combustibles y servicios, hacen explotar los presupuestos familiares y desencadenan la c贸lera sindical.

La c贸lera francesa

En Francia, el martes 18 de octubre se realiz贸 una jornada interprofesional de protesta. Hab铆an pasado solo tres d铆as desde la masiva movilizaci贸n convocada por la Nueva Uni贸n Popular Ecologista y Social (NUPES), que en las legislativas de junio pasado se convirti贸 en la segunda fuerza m谩s votada. Como de costumbre, la batalla de cifras complica el balance: mientras que los organizadores estimaron la participaci贸n el martes en unas 300.000 personas, los portavoces oficiales indicaron un n煤mero tres veces menor. 聽聽

La huelga sectorial que se inici贸 a fines de septiembre en las refiner铆as de petr贸leo, se extendi贸 el martes 18 a otros sectores, con impactos parciales: servicio p煤blico, energ铆a, transporte urbano, industria alimentaria, comercio y personal de institutos profesionales. Las dos principales reivindicaciones fueron la exigencia de un aumento salarial y la oposici贸n categ贸rica a que los trabajadores en lucha sean forzados a volver al trabajo. Saltando fronteras, el 8 y el 9 de octubre varios centenares de activistas hab铆an manifestado y bloqueado instalaciones de TotalEnergie tambi茅n en B茅lgica.

En la industria petrolera francesa, el conflicto sindical continu贸 hasta el jueves 20. Ese d铆a se normalizaron tres de los cinco centros aun paralizados luego de que los huelguistas alcanzaran logros aceptables. El suministro de combustible en las estaciones de servicio fue ca贸tico en Francia desde fines del mes pasado.

Para la Confederaci贸n General del Trabajo (CGT) de Francia, 鈥渁 pesar de los enormes beneficios que obtienen las compa帽铆as petroleras, en particular Total y Exxon, 茅stas se niegan a aceptar las exigencias de los trabajadores鈥. La CGT subraya que el reclamo consiste en recuperar la p茅rdida del poder salarial causada por la inflaci贸n y asegurar una mejor distribuci贸n de la riqueza creada por los trabajadores mientras se pagan miles de millones de euros en dividendos a los accionistas.

Se calcula que solo en el primer semestre del a帽o en curso, TotalEnergies registr贸 m谩s de 10.000 millones de d贸lares de beneficios. Este gigante petroqu铆mico, con sede en Francia, cuenta con 105.000 trabajadores en 130 pa铆ses. En 2021 contabiliz贸 ingresos por 184,7聽miles de millones de d贸lares.

Roma, a la calle

En Italia, las principales centrales sindicales del pa铆s realizaron el s谩bado 22 de octubre una manifestaci贸n unitaria que convocaron en Roma en defensa de la 鈥淪alud y la Seguridad en el Trabajo鈥. Argumentan que en lo que va de 2022 se produjeron 600 muertes y 400 mil accidentes laborales, as铆 como un alt铆simo n煤mero de irregularidades empresariales que no respetan el cumplimiento de cl谩usulas b谩sicas. Para los convocantes, 芦no se trata solo de n煤meros, sino tambi茅n de la vida de las personas, su dignidad y sus derechos鈥.

Esta convocatoria, que seg煤n varios analistas pol铆ticos puede calentar los motores de la protesta social, dio continuidad a la masiva movilizaci贸n sindical que la Confederaci贸n General Italiana del Trabajo (CGIL, su sigla en italiano) convoc贸 el 8 de octubre en esa capital, exactamente un a帽o despu茅s del ataque por parte de grupos neonazis contra su sede central y menos de dos semanas despu茅s de la victoria electoral de la extrema derecha de Fratelli d鈥橧talia. Resultado que puso en tensi贸n al movimiento sindical y las fuerzas pol铆ticas progresistas.

Las dos reivindicaciones de esta primera protesta luego de las recientes elecciones italianas fueron la defensa de un salario m铆nimo digno y la b煤squeda de alternativas al conflicto b茅lico entre Rusia y Ucrania. 聽芦Frenar la guerra con negociaciones, no con el env铆o de armas禄, constituy贸 una de las consignas de la manifestaci贸n.

Se despierta Suiza

Mapa de las 150 movilizaciones locales en la jornada de huelga del 18 de octubre en Francia, B茅lgica y Luxemburgo

En la peque帽a Bellinzona, capital del cant贸n Tesino, fronterizo con Italia, los trabajadores de la construcci贸n dieron el pitazo inicial de un proceso de movilizaciones que se ampliar谩 nacionalmente en las pr贸ximas semanas.

M谩s de 2 mil quinientas personas participaron el lunes 17 de octubre en una marcha (en una ciudad de apenas 40 mil habitantes) que continuar谩 con futuras manifestaciones el 1 de noviembre en Basilea; el 7 y el 8 en otras cinco ciudades de la Suiza francesa, y el 11 en Z煤rich, donde se realizar谩 una jornada nacional.

Lo que est谩 en juego es la negociaci贸n de un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo con la patronal empresaria de la construcci贸n. Seg煤n el sindicato UNIA, la patronal insiste en sus condiciones reaccionarias. Ignora las reivindicaciones de los trabajadores y busca negociar eventuales aumentos salariales imponiendo el deterioro de las condiciones de trabajo.

Para el sindicato helv茅tico, la realidad es parad贸jica: en un pa铆s donde se est谩 construyendo m谩s que nunca, las condiciones laborales son cada d铆a peores. La patronal procura suprimir todas las regulaciones pertinentes a las horas de trabajo imponiendo jornadas diarias de hasta 12 horas (sin contar el traslado hasta las obras) y semanas de hasta 58 horas. 鈥淪e trata de un ataque a la salud y a la vida familiar de los trabajadores de la construcci贸n鈥, denuncia el sindicato.

El malestar social, con distintos rostros y reivindicaciones concretas, se manifest贸 tambi茅n en la segunda semana de octubre cuando los choferes del transporte p煤blico de Ginebra paralizaron el servicio durante 36 horas para exigir -con relativo 茅xito- un reajuste salarial para compensar el deterioro del nivel de vida.

Por su parte, el 17 de octubre entraron en huelga por tres d铆as, en el aeropuerto suizo de Z煤rich, los pilotos de Eurowings, filial de Lufthansa de Alemania. Como consecuencia, se cancel贸 la mayor铆a de los vuelos de esa compa帽铆a de bajos costos con origen y destino en Z煤rich. Un d铆a antes, los pilotos de SWISS International Air Lines -otra filial de Lufthansa-, votaron la huelga si en los pr贸ximos d铆as el directorio de la empresa no presenta una propuesta aceptable en cuanto a salarios y condiciones de trabajo.

Malestar en otros pa铆ses

En Espa帽a, los sindicatos del sector ferroviario est谩n convocando una huelga de la empresa Renfe (Red Nacional de Ferrocarriles Espa帽oles) para el 28 de octubre y paros parciales el 7 y el 11 de noviembre. Las protestas son resultado de la inacci贸n de la empresa para acordar el nuevo convenio colectivo, indican los promotores de dicha medida de fuerza. Los sindicatos exigen, adem谩s, que se d茅 respuesta 鈥渁 la evidente falta de personal en todas las 谩reas y colectivos de la empresa鈥 mediante la pr贸rroga de los contratos temporales. Huelga de trenes en Espa帽a en plena temporada vacacional | Noticias | teleSUR

Unas 15 mil personas, seg煤n fuentes oficiales, se movilizaron el 15 de octubre en Madrid para exigir la聽actualizaci贸n de pensiones y salarios聽conforme al 脥ndice de Precios de Consumo. Dos de las principales centrales sindicales espa帽olas (Comisiones Obreras y UGT), anticiparon una jornada de protesta nacional para el 3 de noviembre. En tanto, sectores de la izquierda anticapitalista organizan encuentros y debates en 40 ciudades para replicar en la pen铆nsula las protestas que se est谩n dando en B茅lgica, Francia y Gran Breta帽a.

Octubre tambi茅n ha despertado en un ambiente de c贸lera en Gran Breta帽a, donde se esperan nuevas manifestaciones en las pr贸ximas semanas. El 1 de octubre, varias protestas sociales desbordaron las calles de los centros urbanos m谩s grandes con reivindicaciones precisas que van desde el aumento salarial hasta la protecci贸n del clima.

Adicionalmente, diversas organizaciones -en particular del movimiento juvenil- han convocado nuevas movilizaciones en distintas ciudades europeas durante las pr贸ximas semanas, retomando la iniciativa de ganar las calles en defensa del clima. Convencidos de que la sociedad civil planetaria en general y la europea en particular, deben exigir resultados concretos a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clim谩tico, la COP27 que se realizar谩 en Sharm el-Sheikh, Egipto, del 6 al 18 de noviembre.

Europa palpita. Se moviliza y protesta ante la dimensi贸n de la crisis econ贸mica y social. En paralelo, comienza a tomar fuerza entre expertos y analistas -y m谩s tibiamente entre sindicatos y actores sociales- la pregunta sobre qui茅n pagar谩 la factura principal de la guerra Ucrania-Rusia y de la futura reconstrucci贸n de Ucrania. En este conflicto, en el propio coraz贸n europeo, nada es gratis. La industria b茅lico-armamentista, la principal beneficiada, le saca punta al l谩piz y se refriega las manos. La ciudadan铆a europea, ya sancionada por el aumento estrepitoso de los precios de los combustibles y la energ铆a, empieza a alzar la voz.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.