May 31 2012
1897 lecturas

Opini贸n

La Federaci贸n Rusa en la prueba de la multipolaridad

La estructuraci贸n del nuevo sistema multipolar est谩 principalmente condicionada por la capacidad que disponga Rusia para ejercer un rol directivo en dos cuadrantes mundiales importantes: Asia Central y el Mediterr谩neo. Mosc煤, para cumplir eficazmente con esta funci贸n debe reforzar en su frente interno.| TIBERIO GRAZIANI.*

 

Putin, hace poco reelegido a la presidencia de la Federeaci贸n Rusa, se ver谩 obligado a enfrentar con simultaneidad desaf铆os muy importantes, en particular aquellos que tienen que ver con la paz social, los procesos de modernizaci贸n del sistema econ贸mico-productivo y el ajuste del aparato de defensa.

 

Han transcurrido tan s贸lo dos d茅cadas desde la implosi贸n de la Uni贸n Sovi茅tica y del desenlace del sistema bipolar que surgi贸 despu茅s de haber finalizado la II Guerra Mundial. Por lo general, veinte a帽os son un lapso de tiempo muy exiguo para efectuar un an谩lisis de car谩cter geopol铆tico; sin embargo, la confirmaci贸n de Rusia como actor global en tan solo doce a帽os merece una reflexi贸n apropiada, necesaria para la evaluaci贸n de las direcciones que emprender谩 la futura pol铆tica exterior de Mosc煤 y, sobre todo, su pr谩xis geopol铆tica en particulares 谩reas del planeta.

 

La Federaci贸n Rusa naci贸 de las cenizas de la Uni贸n Sovi茅tica; despu茅s de una primera d茅cada de inestabilidad recobr贸 eficazmente su rol de gigante internacional. En el delicado y fugaz contexto unipolar鈥攃aracterizado por la progresiva expansi贸n estadounidense en el mapa de Eurasia (por otra parte impulsada por la pr谩xis de las guerras 鈥渉umanitarias鈥 en los Balcanes, en Irak y en Afganist谩n)鈥 Mosc煤, superadas sus dificultades iniciales, ha recuperado de lleno su prestigio ya sea en las naciones de los ex pa铆ses sovi茅ticos, ya sea ante los actores globales emergentes, en particular con China, India, 脕frica del sur y Brasil.

 

El prestigio recobrado ante las nuevas naciones independientes ha permitido la actuaci贸n de un equilibrio sustancial鈥攁penas ofuscado por la crisis georgiana del 2008鈥 del inmenso espacio ex sovi茅tico. En este nuevo orden que podemos definir 鈥済rande regional鈥 y pro euroasi谩tico, la Federaci贸n Rusa, lejos de asumir una posici贸n hegem贸nica, ha privilegiado los aspectos cooperativos tendientes al desarrollo socioecon贸mico y a la seguridad colectiva de toda el 谩rea.

 

La pr谩xis cooperativa adoptada por Mosc煤 ha tambi茅n caracterizado las sucesivas relaciones entrelazadascon los nuevos pa铆ses emergentes – Brasil, India, China y 脕frica del sur. Como es notorio, en la actualidad Rusia representa junto con estos pa铆ses una formidable agrupaci贸n geoecon贸mica denominada BRICS, cuyo destino es el de repercutir de forma cada vez m谩s profunda en las futuras escenas globales.
Por consiguiente, la confirmaci贸n de Mosc煤 en el marco internacional ha sido posible gracias a dos factores principales: en primer lugar, gracias a la conciencia de la clase dirigente rusa liderada por Putin por lo que concierne el papel fundamental de la relaci贸n que pasa entre la cohesi贸n interna y los assett estrat茅gicos del pa铆s y, en segundo lugar, gracias al restablecimiento de nuevas y adecuadas relaciones internacionales con el 鈥渧ecino exterior鈥.

 

La transici贸n uni-multipolar y la hipoteca militar

 

El resurgir de Rusia como actor principal en las din谩micas internacionales, por otra parte muy s贸lido debido a una serie de acuerdos que agrupan a las mayores naciones asi谩ticas (OTSC, EURASEC, OCS, la reci茅n uni贸n aduanera eurasi谩tica entre Rusia, Bielorusia y Kazakistan) y Brasil, constituye uno de los elementos esenciales que caracterizan la actual fase de transici贸n del sistema unipolar al multipolar. Hoy, en el contexto de la estructuraci贸n del nuevo orden multipolar, la Federaci贸n tiene, sin embargo, que enfrentar importantes desafios en el plano interior y, como es evidente, en el internacional.

 

Los desaf铆os del 鈥渇rente interno鈥, bajo ciertos aspectos an谩logos a los que posee Rusia, debido a las dif铆ciles condiciones de su entorno, espl茅ndidamente superados durante los dos primeros mandatos presidenciales de Putin, tienen que ver principalmente con la paz social, la renovaci贸n de la estructura p煤blica, la modernizaci贸n de los procesos industriales y el ajuste del aparato de defensa. Las de tipo internacional tienen que ver, sin embargo, con la consolidaci贸n del status de Rusia como pa铆s-continente y, en particular, la funci贸n que 茅sta desempe帽a en la aceleraci贸n del proceso multipolar.

 

Las pruebas que la nueva presidencia rusa se apresta a enfrentar est谩n estrictamente relacionadas. La superaci贸n de los desafios internos, en particular, los que se refieren a la modernizaci贸n del sistema de defensa, constituye, de hecho, la precondici贸n para la estructuraci贸n de un nuevo sistema multipolar. Como ya se sabe el sistema geopol铆tico occidental, liderado por EEUU, se expande 鈥攑or evidentes razones geoestrat茅gicas鈥 en dos 谩reas de 鈥渋nter茅s鈥 del planeta: el Mediterr谩neo y Asia Central.
Por lo que se refiere el Mediterr谩neo, EEUU y sus principales aliados (Gran Breta帽a, Francia e Israel) practican este tipo de expansi贸n por medio de acciones militares directas o encubiertas, as铆 como se ha observado en los recientes y a煤n actuales casos de Libia y Siria.

 

El objetivo inmediato que persiguen los estrategas del Pent谩gono es la debilitaci贸n, a trav茅s de su fragmentaci贸n, de 鈥渓a cremallera mediterr谩nea鈥, para asegurarse un canal de acceso hacia el espacio centroasi谩tico, definido por los euroatl谩nticos los 鈥淏alcanes eurasi谩ticos鈥.

 

El hecho de que los norteamericanos insistan en sus intentos de resolver las tensione internacionales mediante el empleo de la presi贸n militar, directa e indirecta, atestigua por un lado la dificultad en la que se halla la actual administraci贸n dirigida por Obama y por la Clinton en querer gestionar por v铆a diplom谩tica las din谩micas geopol铆ticas en curso, es decir: la transici贸n uni-multipolar y, por otra parte, la ineficacia de las soluciones hasta ahora adoptadas por W谩shington para superar la persistente crisis econ贸mico-financiera que ha arremetido a todo el sistema occidental.

 

La tenacidad con la que W谩shington utiliza el alistamiento militar indica tambi茅n, sin embargo, la presencia de otro elemento: la inadecuaci贸n de los sistemas de defensa de Rusia, China e India. Esta inadecuaci贸n se demuestra, en particular, en la sede del Consejo de Seguridad de la ONU, en donde despu茅s de las primeras y motivadas denegaciones, Mosc煤 y Pek铆n se hallan pr谩cticamente obligados a tener que sufrir la iniciativa occidental.
En concreto: parece que EEUU, bajo algunos aspectos, intente jugar bien sus cartas a trav茅s de la disuasi贸n militar, as铆 como ya lo hab铆an experimentado en el contexto del bipolarismo.

 

Estas cartas, sin embargo, no comportar谩n en el medio plazo una jugada ganadora, ya que el nuevo panorama geopol铆tico, sumamente din谩mico, a trav茅s de las agrupaciones arriba mencionadas, adquiere una fisionomia cada vez m谩s de signo multipolar que tiende a limitar las presunciones norteamericanas incluso en el plano militar.
鈥斺
* Periodista y ensayista italiano.
Director de Geopol铆tica, revista especializada en asuntos geopol铆ticos (www.geopolitica-rivista.org).
Presidente del Instituto de Altos Estudios Geopol铆icos (www.istituto-geopolitica.eu).
Traducci贸n de V., Paglione.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.