Jul 30 2011
261 lecturas

Despacito por las piedras

EEUU: Negociaciones contra reloj

La economía norteamericana está en problemas. Eso no es ninguna novedad. La novedad consiste en que, dentro de 48 horas, el 2 de agosto, Estados Unidos podría entrar en “default”, lo que significa que dejaría de pagar los vencimientos de su deuda. Hay que recordar que Norteamérica no puede endeudarse sin límites, tiene un tope máximo, que lo fija el Congreso. Lo que pasa es que -hasta ahora- a ese tope el Congreso lo renovaba casi automáticamente, pero la actual mayoría republicana (opositora) ahora se niega a hacerlo. Ellos pretenden que se produzca un fuerte “ajuste” disminuyendo –entre otros- los gastos sociales -salud por ejemplo- y no aceptan que se apliquen mayores impuestos a los ricos. El gobierno de Barack Obama (demócrata) se resiste a esas medidas diciendo que "recortar el gasto sin pedir algo a los más ricos es poco serio", además sabe que eso –de hacerlo- sería el fin de sus sueños de reelección.
Esto tiene como telón de fondo lo que se ha venido reiterando en estas reflexiones, en el sentido que los norteamericanos gastan más de lo que producen. El Estado norteamericano -siguiendo la misma lógica- gasta más de lo que recauda. Eso lo acaba de reconocer el Secretario del Tesoro, Timothy Geithner, quien dijo que al Estado “se le acabarán los recursos para seguir operando un aparato público que gasta más de lo que ingresa y al que no se le permite endeudarse”.
La situación es estructural y va más allá de esta emergencia, lo que pasa es que ante la ausencia de una respuesta a largo plazo las tensiones, entre las fuerzas políticas internas, se han tensado hasta el punto de poner al Estado norteamericano al borde de la quiebra, parece que -como dice un viejo gallego amigo mío- “a cada chancho le llega su San Martín”.
Frente a esta eventualidad es muy probable que, en las próximas horas, encuentren una salida transitoria para evitar la quiebra mientras siguen discutiendo y buscando soluciones en serio que no aparecen a la vista. Lo realmente peligroso de todo esto es que acontece en la primera potencia mundial, la misma que gasta en temas militares más que todo el resto del mundo en conjunto. Ahí están los peligros en serio.
 
Juan Guahán, Question Latinoamérica

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario