Oct 26 2018
1361 lecturas

Cultura

El animal delincuente

En el a帽o 1457 de nuestra era un terrible crimen ocurri贸 en una peque帽a ciudad de Francia conocida como Savigny-sur-Etang. Un peque帽o ni帽o de cinco a帽os fue asesinado y su fr谩gil cuerpo parcialmente comido. Una familia del lugar fue acusada del infame crimen.
Los siete sospechosos, una madre con sus seis hijos, fueron aprehendidos por las autoridades locales cuando todav铆a ten铆an en sus cuerpos la sangre de la pobre v铆ctima. Ellos fueron arrestados, acusados de infanticidio y puestos en prisi贸n hasta el d铆a de su juicio. Como los acusados eran indigentes, la Corte design贸 un abogado para que los representara.
El d铆a del juicio se presentaron testigos, evidencias y argumentos legales. La justicia consider贸 los hechos y de acuerdo con la ley emiti贸 su veredicto y sentencia. La madre fue declarada culpable y condenada a muerte y los seis hijos recibieron perd贸n judicial. La Corte acept贸 los argumentos del abogado defensor que aleg贸 que los hijos carec铆an de la competencia mental para cometer un crimen. La custodia y cuidados de los hu茅rfanos qued贸 a cargo del Estado. Este caso ilustra una importante lecci贸n acerca de los derechos legales de los pobres y las ra铆ces hist贸ricas de la justicia juvenil en la jurisprudencia de Occidente que hoy d铆a, en gran parte, se ha perdido. Lo curioso en esta historia, sin embargo, es que los culpables no eran miembros de nuestra especie.Resultado de imagen para asesinato en Savigny-sur-Etang
Era una familia de cerdos. Seg煤n Jeffrey St. Clair, quien escribe la introducci贸n de 鈥淔ear of the Animal Planet鈥, de Jason Hribal, este caso est谩 lejos de ser excepcional. En la Europa medioeval miles de animales fueron citados a la Corte y enjuiciados por vandalismo, asalto, robos violaciones y cr铆menes. Los culpables inclu铆an vacas, gatos, perros, ovejas, caballos, burros, cerdos, cabras y termitas y los Tribunales eran considerados absolutamente serios tanto por la Corte como por la comunidad.
A pesar de que hoy d铆a nada de esto existe, en aquella 茅poca las mismas complicadas reglas de los procedimientos legales que involucraban a los seres humanos se aplicaban a los animales. Ambos eran frecuentemente juzgados en la misma sala de justicia como coconspiradores, especialmente en los casos de bestialidad y los abogados defensores eran costeados por la comunidad.
Los animales ten铆an derecho de apelaci贸n y en varias instancias las condenas fueron reducidas o enteramente conmutadas. Al igual que los humanos, las mismas formas de tortura y ejecuci贸n se llevaban a cabo. La cabeza de los condenados, en casos de bestialidad, con frecuencia se exhib铆an en picas en la plaza p煤blica junto con la de los humanos. El primer registro hist贸rico de un juicio criminal involucrando a un animal lo encontramos en 1266 en Fontenay-aux-Roses en las afueras de Par铆s.
El caso se refer铆a al asesinato de una peque帽a ni帽a. El culpable era un cerdo. Juicios similares, a pesar de que los registros se han perdido, es posible rastrear en la 茅poca griega cl谩sica. Seg煤n Arist贸teles, juicios seculares de animales se celebraban regularmente en el gran Prytaneum de Atenas. Tom谩s de Aquino en 1269 en la Summa Theologiae trata de explicar las bases teol贸gicas de los juicios a animales.Resultado de imagen para asesinato en Savigny-sur-Etang
La mayor铆a de ellos, seg煤n E. P. Evans, autor de 鈥淭he Criminal Prosecution and Capital Pnishment of Animals鈥, de 1906, ocurrieron en los pa铆ses europeos incluyendo Francia, Alemania, Italia, Rusia, Polonia, Rumania, Escocia e Irlanda. Incluso la colonia brasile帽a fue parte de los que practicaron estos juicios. En 1713 una rector铆a en el monasterio franciscano de Piedade no Maranhao colaps贸, sus cimientos destrozados por las termitas. Los frailes iniciaron un juicio legal en contra de ellas y una investigaci贸n eclesi谩stica determin贸 que los insectos aparecieran ante la Corte.
El abogado defensor argument贸 que los monjes estaban usando las termitas para disculpar su propia negligencia. El juez, despu茅s de deliberar, retorn贸 a la sala con una sentencia salom贸nica: los frailes fueron obligados a proveer una pila de le帽a a los insectos para alimentarse y 茅stos fueron obligados a dejar el monasterio.
Un caso similar encontramos en la provincia de Savoy, Francia, en 1575, que involucraba a gorgojos cuyas larvas infectaban las semillas y tallos de las plantas de la comarca. Los insectos fueron procesados por destruir las vi帽as de Mount Cenis. El abogado defensor aleg贸 que los insectos ten铆an todo el derecho a consumir las hojas de las parras porque seg煤n la Biblia, el Dios Supremo cre贸 a los animales antes que al hombre y Dios les prometi贸 el pasto, las hojas y las hierbas para su mantenimiento.
Imagen relacionada

En 2012, Carlos R. Romero, un pe贸n del estado de Florida, en EU, fue acusado del mismo hecho

Los jueces deliberaron y decidieron que tal vez los insectos ten铆an reclamos leg铆timos. Los habitantes de la comarca seleccionaron una parcela lejos de las vi帽as como lugar de forraje para los gorgojos. El abogado inspeccion贸 las plantas del lugar con ojo de bot谩nico y finalmente movi贸 su cabeza con signo negativo. No hay trato. La tierra era rocosa y la vegetaci贸n demasiado pobre para sostener a los insectos.
En 1565 en la ciudad francesa de Montpelier un hombre fue condenado por tener relaciones sexuales con una mula. La mula tambi茅n fue condenada. Ambos fueron procesados y sentenciados a morir en la horca.
驴Qu茅 significa todo este rid铆culo juego? 驴por qu茅 las Cortes se tomaban el trabajo de sostener estos costosos juicios en beneficio de animales tan problem谩ticos? Seg煤n algunos historiadores estos juicios realizaban las funciones de los antiguos ritos de sacrificio y expiaci贸n. Para otros representaban el 煤ltimo suspiro de las religiones animistas. Las explicaciones econ贸micas sugieren que los animales eran juzgados y ejecutados durante tiempos de superabundancia o incautados en tiempos de escasez como propiedad de la Iglesia o de la Corona.
Resultado de imagen para edad media y animalesLo interesante de estos juicios, como nota St. Clair, no es tanto el prop贸sito social que cumpl铆an, como las cualidades y derechos que la mente medieval atribu铆an a los acusados: racionalidad, libre albedr铆o, agencia moral, premeditaci贸n, c谩lculo y motivaci贸n. La gente presumi贸 que los animales actuaban con intenci贸n, celos, codicia y venganza, con una mente culpable. Y no solo esto, tambi茅n cre铆an que estas acciones, incluyendo el crimen, pod铆an justificarse debido a la larga cadena de abusos sufridos por estos animales, como indican los registros de la 茅poca.
驴Son estas creencias propias de una mente primitiva, como un modernista dir铆a? La verdad es que uno tendr铆a que reconocer que la gente de la Edad Media alberg贸 una idea radical, la de la conciencia animal. 驴Es esto primitivo? La 茅poca de oro de los juicios animales fueron los siglos XVI y parte del XVII y luego desaparecieron. A los ojos de la modernidad 茅stas eran curiosidades c贸micas, reliquias absurdas de una Edad Oscura. Descartes, en el siglo XVII, separ贸 la mente del cuerpo y los humanos del mundo natural determinando, en gran parte, la agenda y la metodolog铆a de los que vinieron despu茅s de 茅l.
Seg煤n el fil贸sofo, los animales eran aut贸matas f铆sicos, m谩quinas biol贸gicas dirigidas solamente por instintos biof铆sicos, carentes del poder cognitivo y de la habilidad de pensar y razonar. Pueden tener cerebro, pero no mente; no experimentan el dolor como sufrimiento porque 鈥渘o hay nadie en casa鈥. Si no hay sujeto del pensar que tenga la experiencia, el dolor animal es moralmente irrelevante. Pueden tener impulsos naturales como miedo, hambre o enojo, pero sus voces y movimientos no indican nada parecido a un pensamiento puro. Resultado de imagen para descartes y los animales
Esto es lo que lo separa al animal definitivamente del ser humano. Filos贸fica y literalmente ahora es posible transformarlos en fuente de explotaci贸n, en objetos de comercio, entretenimiento, experimentaci贸n y alimento sin sentido de culpa. El trato de los animales en el modernismo decisivamente dio paso al excepcionalismo humano. No es extra帽o, entonces, que nuestra relaci贸n con el animal haya sido la del sacrificio ritual, la caza, la pesca, la domesticaci贸n, la explotaci贸n, la carnicer铆a y el experimento. 驴C贸mo abandonamos el humanismo? En 1975 aparece el libro 鈥淎nimal Liberation鈥 de Peter Singer que refuta el modelo cartesiano.
Uniendo ciencia y 茅tica muestra que los animales son seres sensibles, capaces de sentir dolor y su imposici贸n es inmoral y anti茅tica. La capacidad para el sufrimiento no es s贸lo otra caracter铆stica como el lenguaje o la raz贸n, sino el prerrequisito para tener inter茅s del todo, la condici贸n que debemos satisfacer para que podamos hablar de inter茅s en cualquier sentido significativo y es 茅sta capacidad la que nos une a los animales. La defensa contempor谩nea de los derechos del animal iniciada por Singer es el comienzo del desplazamiento del antropocentrismo. El modelo filos贸fico que ellos tratan de desarrollar, sin embargo, ir贸nicamente trae de vuelta el mismo antropocentrismo que intenta abandonar.
Resultado de imagen para antropocentrismoSi los animales son iguales que los seres humanos en tanto sujetos con preferencias personales, deseos, afectos y expresiones, entonces tambi茅n est谩n sujetos a consideraciones morales. Pero, la cosa es que esta filosof铆a moral funciona dentro de un modelo centrado exclusivamente en el sujeto humano y es justamente este modelo el que ha sido usado para negarle al animal cualquier derecho por siglos.
La defensa del animal basada en sus derechos, en 煤ltima instancia, no cambia nada. Si se quiere dejar atr谩s el antropocentrismo se necesita ir m谩s all谩 del legalismo animal. La mayor铆a de los movimientos revolucionarios corren el riesgo de revertir la jerarqu铆a de las distinciones binarias. Cuando los animales han sido permanentemente devaluados a trav茅s de la historia, una forma de desafiar los prejuicios e instituciones es otorgarles un valor m谩s alto del que poseen los humanos. Sin embargo, por ventajoso que esto pueda ser, no es suficiente para considerarla una perspectiva posantropoc茅ntrica. 驴D贸nde nos ubicamos en la jerarqu铆a de las cosas? 驴Arriba, abajo, al lado o despu茅s del animal?
El abandono del antropocentrismo y las visiones reduccionistas del animal heredadas de la tradici贸n filos贸fica no implican identidad Resultado de imagen para derrida y los animalesentre animal y humano. La diferencia entre humano y animal y entre animal y animal tiene que volver a pensarse de manera distinta. No podemos colocar a todos dentro del mismo lote. Las diferencias son reales. Derrida, el pensador que trae al animal de vuelta al pensamiento filos贸fico contempor谩neo, dice que la mirada del animal nos ofrece el l铆mite abismal de lo humano, lo inhumano o ahumano, el fin del hombre. Su mirada nos devuelve, si no proyectamos nuestra vida interior en 茅l, lo que es radicalmente Otro. No el otro humano que pertenece a una tribu o cultura diferente, sino el Otro absolutamente Otro.
Hasta ahora la historia de la filosof铆a ha estado basada en la negaci贸n o ignorancia de este encuentro. Un pensamiento poshumanista solo podr铆a ser desarrollado descentrando al humano y empezando a pensar desde una nueva humildad y generosidad hacia el animal.
  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario