Jul 6 2015
1380 lecturas

Participación ciudadana

El matrimonio gay

Amanezco el 27 de junio con la noticia de que la Corte Suprema de los Estados Unidos falló a favor de legalizar el matrimonio gay en todos los estados de la unión. Agradables circunstancias de la vida, hicieron coincidir la fecha histórica del 26 de junio con mi cumpleaños. Y digo agradables, porque desde hace mucho tiempo me he declarado un devoto y constante practicante de la tolerancia. Y es precisamente, desde este punto de vista que quiero enfocar la discusión. Una de las definiciones que más me gusta sobre la tolerancia es la que da Jorge Ordóñez-Burgos en su ensayo Sobre la tolerancia religiosa en el cual expresa: podemos decir que “tolerar” implica aceptar que hay formas de vida, creencias, ideas y visiones del mundo diferentes a las propias, y que, además de tenerlas en cuenta dentro de lo que existe y tiene valor por sí mismo; también es un deber intelectual y humano respetarlas. Más allá de aceptar, también creo que se trata de reconocer que efectivamente nuestros puntos de vista o nuestros sistemas de interpretación de la realidad son arbitrarios, y como tales, no pueden caer dentro de la categoría de correcto o incorrecto. Casi que de forma natural, tendemos a mirar el mundo desde nuestra perspectiva, pensamos que lo moralmente correcto, es lo que nosotros creemos, y muchas veces por error tratamos de imponer al resto del mundo, nuestro sistema de valores.

La historia reciente ha dado muestra de ir poco a poco hacia un mundo más tolerante, más abierto, más humano. Por eso creo que el matrimonio gay es un paso fundamental en esa dirección, creo que lo que ocurrió el 26 de Junio, es un punto a favor, en esta dirección. El tema es sumamente polémico, no lo pongo en duda. Creo que al respecto, la humanidad tiene siglos debatiendo, y creo que a pesar de los avances que se den, todavía existirán personas que se opongan radicalmente a la unión de parejas del mismo sexo. Si miramos un poco más atrás en los Estados Unidos se vivía fuertemente una segregación racial. La lucha de muchos hombres entre ellos Martin Luther King, hacia una sociedad que permitiera igualdad de condiciones para las personas, sin importar su color de piel, hizo entre otras cosas que alguien como Barack Obama, se convirtiera en el primer presidente de color de los Estados Unidos. Antes, ni siquiera podían beber agua del mismo grifo, ni ir al mismo baño, ni sentarse en lugares para gente blanca dentro de los autobuses.Manifestación homosexuales gays Paris Francia

También hay un aspecto religioso en todo esto, si bien es cierto que la mayoría de las religiones condenan fuertemente las prácticas homosexuales, las declaraciones del papa Francisco en Brasil son muy aleccionadoras cuando dijo “Quien soy yo para condenar a un homosexual”, quizás en el pasado, era inconcebible tener matrimonios entre personas de distintas religiones o de distintos colores de piel, y tal vez, no lo sé, de distintas nacionalidades. Pero las religiones tampoco escapan a nuestra percepción de la realidad, la moralidad religiosa está prácticamente condicionada a los principios doctrinarios de cada religión y allí tampoco nadie está en posición de juzgar a ningún otro ser humano por sus creencias o no en alguna deidad.

Los seres humanos somos diversos, desde varios puntos de vista, tenemos ciertas aptitudes y vocaciones para diferentes cosas, de allí las distintas profesiones a la cual nos dedicamos, socialmente tenemos variabilidad de color, estatura, idiomas, religiones, idiosincrasias. Es difícil decir que es lo que nos define como seres humanos, por eso creo que en un mundo en donde todos tengamos cabida por igual, será un mundo más justo.

Volviendo al tema de la homosexualidad, creo que la misma está entre nosotros desde que hay registros históricos de civilizaciones humanas, siempre la homosexualidad ha sido condenada desde el punto de vista religioso y existe una discriminación social, al no permitir que personas del mismo sexo puedan vivir legamente como una familia establecida. Ahora bien ¿Acaso los impedimentos legales para que dos personas del mismo sexo puedan convivir y tener derechos no parte del principio de la negación a la simple existencia de estas personas? A mi parecer las trabas legales parten del hecho de impedir el reconocimiento y la aceptación de la existencia de homosexuales en el mundo. Por esto, aplaudo la decisión de la Suprema Corte, porque esta máxima instancia judicial reconoció la existencia de personas del mismo sexo que desean convivir y tener sus derechos como cualquier otro.

Con esta decisión, ahora los homosexuales, adquieren derechos civiles como cualquier persona, pueden constituirse legalmente como una familia, tener bienes, heredar, divorciarse, repartir bienes, e inclusive, va comenzar el arduo y también polémico debate de la paternidad y/o maternidad en parejas del mismo sexo. Si bien es claro que biológicamente las parejas del mismo sexo no pueden reproducirse y tener a sus hijos de forma natural, si podrán hacerlo, a través de la adopción. Recuerdo, haber visto un programa sobre hijos de parejas gays y ambos hombres adoptaron una niña y la criaron con todo su amor que la niña se sentía orgullosa de sus dos padres. En lo personal creo que la transmisión de valores y principios de vida, no tiene nada que ver con religiones, razas, posición económica, nacionalidad, ni mucho menos de orientación sexual. Pienso que los valores son fuertemente impartidos desde el hogar, y la raíz de todos los problemas que tenemos es que la familia ha dejado de intervenir en la formación integral de sus hijos. Creo que un hogar en donde prevalezca la tolerancia, el respeto, la fraternidad, la solidaridad, el amor y la responsabilidad es el ideal para que los niños crezcan como hombres y mujeres de bien. No me parece saludable declarar a priori que una pareja del mismo sexo incidirá sobre la orientación sexual de sus hijos, todo lo contrario, apostaría a que cualquier padre, si ama realmente a su hijo, respetaría cualquiera de sus decisiones.

eeuu matrimonio igualitario1En Venezuela, ya hay intentos por crear un avance a favor del matrimonio gay, me parece que la discusión tiene que darse dentro de un ambiente que propicie el entendimiento entre todos, en una sociedad democrática y de libertades, todos tenemos cabida, sin importar que estemos de acuerdo o no con lo que cada uno de sus integrantes piense o crea. Sin duda, la decisión de la Corte de los Estados Unidos, marcará el rumbo a seguir por las naciones del mundo en los próximos años. Solamente me queda felicitar a toda la comunidad LGTB por este histórico acontecimiento, que para bien, irá conduciendo a la humanidad hacia ese mundo más tolerante y abierto que tantos soñamos.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Carlos Nieto Palma
    20 julio 2015 13:02

    Muy buen articulo, sobre todo claro y que invita a la reflexion de los lectores