Oct 25 2012
3392 lecturas

Cultura

Gisela Ortega* / Magia y curiosidades del número tres

Hay números cuya magia, se dice, es notable; así sucede con el número tres. En muchas culturas antiguas se lo tenía como el más sagrado. La palabra tres se deriva de la lengua latina “trinum”. Por eso Pitágoras lo convierte en símbolo de la deidad. Y en ello se fundamento Virgilio para exclamar “Omne trinum perfectum”, que significa todo número tres es perfecto.

 

Las triadas son en las religiones una asociación del mismo culto: en el cristianismo: Padre, Hijo y Espíritu Santo; las egipcias fueron: Isis, Osiris y Horus; la de los hindúes: Brahma, Visnú y Siva; entre los godos: Wotam. Freya y Thor; entre los escandinavos: Odín, Vile y Ve; en los aztecas: Huitzilopoxtli, Tlaloc y Texcaltipoca; según la mitología greco-romana, el mundo estaba regido por sus tres dioses: Júpiter, Neptuno y Plutón.

 

En la filosofía de Platón se consideraba la imagen del ser supremo en sus tres personalidades: la material, la espiritual y la intelectual. Y Aristóteles llego al convencimiento de que el tres contiene en sí, el principio, el medio y el fin, lo que nos indica que es el signo de la perfecta armonía.

 

En lo político, además, según Aristóteles son tres las formas de gobierno: monarquía, democracia y aristocracia. Y tres son hoy los poderes del Estado: legislativo, ejecutivo y judicial.

 

En la mitología griega y romana, al número tres se le reconocía como el principal atributo de los sucesos legendarios; se señala, por ejemplo, que el Rayo de Jove era tridente, que el astro rey, tenía tres nombres: Sol, Apolo y Liber, que al planeta nocturno se le designaba de tres maneras: Luna, Diana y Hécate; también habían tres Furias y se conocían tres Parcas, que influían en el ánimo de los hombres.

 

Tres eran los hados, tres las gracias y tres las arpías. Las musas eran tres veces tres. Y tres las moiras o parcas. Eran tres los misteriosos escandinavos cuyos tronos se hallaban en el arco iris.

 

Los druidas, consideraban al número tres como de gran influencia dentro de sus prácticas sagradas y, más tarde los mitras, suponían que el empíreo se sostenía por medio de tres inteligencias. Y hubo tres cultos a los misterios (mitras): entre los vedas, los persas (actual Irán) y otra romana.
Los pilares de la conciencia, de la fuerza y de la forma ordenan las séfiras en el árbol de la vida de la Cábala (o Kabalá) judía; otra lectura encuentra los de la misericordia, del rigor y, entre ambas, la del amor o la gracia

 

En la masonería el ternario es el más usual de los símbolos. En la época de los romanos, los artífices establecieron el axioma que dice: Trinum faciut collegium, que traducido significa: “Tres hacen un colegio”, palabras que vinieron a constituir la base fundamental en que la masonería se apoya para establecer que tres maestros forman una Logia, que cinco, tres y dos, la gobiernan y que siete, tres y cuatro la hacen justa y perfecta.

 

Las ciencias comprenden tres factores esenciales: los principios, los elementos y los resultados. Los matemáticos han subdividido dicha enseñanza en: aritmética, algebra y mecánica. Hay tres clases de números: enteros, quebrados y mixtos

 

En lo que se refiere a la matemática, en sus combinaciones y resultados numéricos, para establecer la perfección en los cálculos y operaciones respecto a este signo, se demuestra por medio de las siguientes multiplicaciones: tres por tres es igual a nueve; nueve por tres es igual a veintisiete; veintisiete por tres igual a ochenta y uno y, sumando, ocho y uno, es igual a nueve —número que divido por tres, es igual a tres, o sea la cantidad inicial y base de la operación, y así sucesivamente.

 

El tres también es el segundo número triangular, después del uno y antes del seis. El polígono de tres lados recibe el nombre de triángulo. Asimismo están los triángulos: escaleno; isósceles, equilátero, rectángulo, el agudo y el obtuso. También existe el triángulo amoroso, que aparece con tanta frecuencia y que ha llenado de apasionantes aventuras toda la literatura universal.

 

En geometría, los cuerpos se distinguen por su forma, densidad y color. La descomposición de la luz a través del prisma, presenta tres colores primarios: el amarillo, el azul, y el rojo. La extensión se mide por medio del punto, la línea y la superficie. A las figuras por su forma, la definimos como triangulares, cuadrangulares y circulares. Un cuerpo es todo aquello que ocupan un lugar en el espacio, y se clasifican como geométricos, amorfos e indefinidos.

 

Conocemos tres cuerpos: el cubo, el prisma y la pirámide; El cubo puede ser cuadrangular, rectangular y trapezoidal; Los prismas afectan tres formas: eectos, inclinados y truncados.

 

La mecánica en sus operaciones matemáticas demuestra que la forma de la materia se conoce por medio del producto de la masa multiplicado por el espacio y dividido por el tiempo. Existen tres clases de palancas: la de primero, segundo y tercer género, cada una debe reunir tres condiciones para su aplicación: punto de apoyo, la potencia y la resistencia. Y tres son los puntos de apoyo indispensables para mantener el equilibro

 

La física determina tres estados naturales de los cuerpos: sólido, líquido y gaseoso. Existen tres clases de esencias aéreas en la atmósfera: el vapor, el gas y el éter. Se considera —aunque ya es metafísica— al elemento Agua como Aire condensado, razón por la que sus componentes constan de tres partes: dos de hidrogeno y una de oxígeno.

 

A su vez el Aire está formado por otros tres elementos: el oxigeno, el hidrogeno y el azoe. La fecundidad de la Tierra se manifiesta por medio del Agua, del Aire y del calor.

 

Los naturistas han dividió a todos los seres y objetos que existen sobre la Tierra en tres reinos: el Animal, el Vegetal y el Mineral.

 

Al tiempo se le conoce como base de medida al presente, al pasado y al futuro. El hombre se encuentra dotado de memoria, entendimiento y voluntad; además posee —metafísica y esotéricamente— tres factores esenciales de vida: el cuerpo, el alma y el espíritu. A su vez el cuerpo se divide en tres partes: cabeza, tronco y extremidades. Y son tres los enemigos del alma: mundo, demonio y carne, y tres las virtudes cardinales: fe, esperanza y caridad. En alquimia la Obra pasa por tres fases: al negro, al blanco y al rojo.

 

En el arte de cortar la madera o las piedras de construcción en sus cálculos de adaptación geométrica, se conocen tres formas: la triangular, la cuadrangular y la pentagonal, además de que se aplican tres clases de volúmenes para dar la forma a los cuerpos: redondo, cilíndrico y esférico.

 

Las Bellas Artes son la pintura, la escultura y la arquitectura. El pintor debe reunir tres cualidades: el dibujo, la expresión y el colorido. La escultura, tiene tres atributos: la anatomía, la estructura y la estética. La arquitectura, tiene tres órdenes de columnas: dórico, el jónico y el corintio, y cada una de ella consta de tres partes: base, fuste y capitel.

 

En la música se distinguen tres sonidos: el agudo, el medio y el grave. Sus claves de escritora actual son también tres: fa, sol y do.

 

La oratoria se divide en tres ramas: invención, alocución y distribución. La oración consta de tres partes: sujeto, verbo y predicado
César comunica su victoria al senado en tres palabras “Vini, vidi vinci”. Tres fueron las carabelas con las que Colón navegó a América. El templo de Salomón tenía tres departamentos en que se rendía culto a tres imágenes: la de la Tierra, la de los mares y la de los cielos. Y tres son los mosqueteros de Alejandro Dumas.

 

Los caballeros templarios primitivos tenían veneración por el número tres. Se dice que el presidente del capítulo, durante las iniciaciones por tres veces hacia las preguntas al aspirante, para saber si persistía en la idea de ser admitido en el seno de la asociación, la que una vez aceptada, de igual manera por tres veces consecutivas tenía que hacer su demanda y del mismo modo hacia tres peticiones para obtener el pan, el agua y la sal, una vez iniciados y proclamados, al presentarse ante el altar emitían sus tres votos de obediencia: de castidad, templanza y caridad.

 

Hay tres religiones monoteístas en el mundo: El judaísmo, el cristianismo y el islam. Dentro del cristianismo, se señala que tres fueron los reyes magos que vinieron a adorar al niño Jesús: Melchor, Gaspar y Baltasar, que también le hicieron tres regalos: oro, incienso y mirra.

 

Relatan los Evangelios que entre los apóstoles de Jesús, hubo algunos acontecimientos notables: Pedro lo negó (tres veces), Judas lo vendió y Tomás dudó.

 

Jesucristo vivió 33 años. Para la ejecución en el Gólgota, se erigieron tres cruces, tres clavos sujetaron a cada uno en la cruz, tres fueron los crucificados: Jesús, Dimas y Gestas. Jesús murió a las tres de la tarde y resucito al tercer día.

 

La trinidad está presente en muchas situaciones de nuestra vida cotidiana, por ejemplo en los grupos políticos y empresariales, cuando buscan la unidad, cuando esta se resquebraja, aparece un tercero imparcial: un mediador o árbitro.

 

En cuanto a desgracias —y a veces las dichas— dice la gente que no hay dos sin tres.
——
* Periodista

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Vanessa
    25 octubre 2012 20:58

    Me gusto, pero lo que más me gusto es el ritmo con el que se lee.