Sep 24 2011
351 lecturas

Despacito por las piedras

Liba: nuevo gobierno, reconocimiento y resistencia

La nueva (¿?) bandera de Libia ya flamea en el edificio de las Naciones Unidas. Curiosamente, aunque no tanto, esa bandera fue la usada por la antigua monarquía, derrocada en 1969 por Muamar Kadhafi. El izamiento de esta bandera monárquica, traída por el ímpetu militarista de democracias occidentales, se hizo ante la presencia de los líderes de varios países asistentes a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Este organismo, poco antes, reconoció a los miembros del Consejo Nacional Provisorio (CNT) de Libia como la autoridad de ese país. Ese reconocimiento, que contó con el voto favorable de la delegación Argentina, es considerado por muchos observadores como “ilegal y funcional a los intereses imperialistas”. El mismo  se logró contra la opinión de los países integrantes de la Unión Africana (UA) y de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), quienes pedían un “retraso en la toma de esta decisión”. Los países integrantes del ALBA (Bolivia, Cuba, Ecuador, Venezuela, Antigua y Barbuda, San Vicente y Granadinas, Dominica y Nicaragua) se manifestaron abiertamente opuestos a ese reconocimiento. Lo calificaron como ilegal por ser producto de un Golpe de Estado amparado por fuerzas militares extranjeras.

Por las profundas diferencias internas dentro del CNT aún no pudieron establecer un gobierno, ello se agrava por el hecho de tener que enfrentar una dura resistencia por parte de quienes continúan siendo fieles a Muamar Kadhafi. Éste apareció en las pantallas de la televisión siria, en un mensaje grabado, asegurando que su régimen está basado en la voluntad del pueblo y no puede ser derrocado, agregando que "las bombas de los aviones de la OTAN no van a ser eternas (…) un nuevo régimen no puede ser impuesto por ataques aéreos".
Las Naciones Unidas ya liberaron una parte del embargo sobre los bienes del Estado de Libia para que con ellos se puedan pagar los gastos del nuevo gobierno. A pesar de contar con cuantiosos recursos en entidades financieras de diferentes lugares del mundo, los organismos financieros internacionales “ya han comprometido su apoyo para la reconstrucción de Libia”, se trata de “préstamos” por unos 35 mil millones de dólares. No sería ni más ni menos que prestarle el mismo dinero que primero le robaron. Como bien sabemos “la guerra es buena para los negocios”
Más allá de los intereses imperiales por los recursos naturales libios, resulta difícil presagiar el futuro de ese país. Lo cierto es que a los libios no les va a ser fácil mantener las “conquistas” alcanzadas desde 1969. Entre ellas se destacan la salud pública gratuita, que permitió (según datos de la Organización Mundial de la Salud –OMS) disminuir la mortalidad infantil de 70 por mil nacidos vivos a 19, elevando la expectativa de vida de 61 a 74 años. En materia educativa, según la UNESCO, la escolarización primaria alcanzó el 97%, el 74% de los graduados en la primaria continúa la secundaria y el 54% de los que terminaron ese nivel continúan el terciario/universitario. Los controles de precios sobre los alimentos básicos esenciales permitieron que la inmensa mayoría de la población pudiera acceder a los consumos mínimos necesarios.

Juan Guahán, Question Latinoamérica

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario