Oct 2 2012
6076 lecturas

Película de la semana

Nuevo Mundo

 

RW
Siglo XVI, M√©xico ‚ÄĒo lo que ser√≠a con el paso de las generaciones y los mitos y las muertes M√©xico‚ÄĒ; una rebeli√≥n ind√≠gena entre manos; peor todav√≠a, una rebeli√≥n de ind√≠genas que no aceptan la cruz: tienen su fe, su tierra, su libertad. El jesuita piensa, anticipa (podr√≠a decirse) la pregunta que es el Rubic√≥n de toda acci√≥n pol√≠tica redescubierto tres siglos despu√©s por Lenin: lo Qu√© hacer.

 

Rodada entre 1976 y 1978, no conoci√≥ realmente el filme un estreno formal; Nuevo Mundo del entonces joven director Gabrielo Retes permaneci√≥ en la semi clandestinidad de la censura por 20 a√Īos con el natural y entusiasta benepl√°cito de los buenos curitas de la Iglesia Cat√≥lica.

 

Sucede que al desmontar la di√©gesis de la pel√≠cula el mito guadalupano, y negar en consecuencia a la Virgen de Guadalupe ‚ÄĒonmipresente en el pa√≠s‚ÄĒ, la pel√≠cula fue vista por ¬ęlos de siempre¬Ľ como una agresi√≥n a las sagradas tradiciones que informan la gestaci√≥n de M√©xico.

 

Todo comienza cuando el buen jesuita, el padre Pedro, tiene una idea tan brillante como antigua: hay fuerzas m√°s poderosas que la espada; ¬Ņpor qu√© no echarlas a caminar? Usar el sagrado misterio de la mujer para establecer la sagrada instituci√≥n de la colonia ‚ÄĒy de paso evitar una masacre.

 

Las dotes de un indígena y la inocencia de una mujer, ambos bajo la dirección de fraile, originarán la alegoría y, espera, la paz y sumisión de aquellos que acaso tengan alma.

vLas cosas salen bien para adelantados, capitanes y encomenderos ‚ÄĒy para la jertarqu√≠a religiosa‚ÄĒ puesto que la pintura y la persuasi√≥n de la obra divina (la virgen quiere paz entre los naturales y los reci√©n llegados) convence; mal para tr√≠o conspirador por la paz, puesto que son asesinados.

 

En fin, el resto es historia que se repite en los miles de leguas del continente. Alzamientos y masacres no se detendr√°n, pero la cruz entra y medio que consigue ‚ÄĒpasan las d√©cadas y los siglos‚ÄĒ envainar la espada; no siempre, a veces es necesaria, naturalmente bendecida para acabar con los nuevos herejes que aqu√≠ y all√° se empe√Īan en mostrar la otra cara de la moneda.

 

El filme empero cumple con el mandamiento felliniano: no intenta demostrar, muestra. Lo hace con dignidad. Que el m√©todo, unir la invasi√≥n y conquista con dios da buen resultado en otras partes: cinco siglos despu√©s de los sucesos relatados en Nuevo Munbdo no hay regi√≥n de la Am√©rica cat√≥lica que no tenga ¬ęsu¬Ľ virgencita en el altar de los templos m√°s alejados de cualquier parte.

 

Ficha
Director: Gabriel Retes
Guionista: Pedro F. Miret
Actores: Aarón Hernán,
Tito Junco,
María Rojo,
Lucila Balzaretti,
Elpidia Carrillo,
Luis Couturier,
Ignacio Retes,
Bruno Rey
Producción: Jorge Santoyo
M√ļsica original: Ra√ļl Lavista
Fotografía: Daniel López
Montaje: Eufemio Rivera
Fecha de producción: 1978
Cortesía del la organización del Festival de cine latinoamericano de Trieste, Italia.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Coment√°rios - A√Īadir comentario

Comentarios

  1. Jes√ļs P√©rez Gaona
    27 septiembre 2014 1:59

    Excelente pel√≠cula en todos los aspectos: historia -lo m√°s importante-, actuaci√≥n, escenograf√≠a, m√ļsica, gui√≥n, producci√≥n, etc. ¬ęLa verdad no peca pero incomoda¬Ľ, El fanatismo religioso la desgracia de la humanidad.

  2. Lyone lar
    19 julio 2015 21:58

    Ahora entiendo quien vino a sembrar la ignorancia para que Mexico no fuera en el presente una superpotencia como E. U. o Francia