Ago 14 2023
94 lecturas

Política

Chile: El peso de las Fuerzas Armadas

El encendido debate en la sociedad chilena por la conmemoraci√≥n de los 50 a√Īos del golpe de estado que quebr√≥ la democracia y abri√≥ la puerta a los peores cr√≠menes de nuestra historia, ha sido un ba√Īo de realidad ante un pasado no resuelto y que exige respuesta para las generaciones que viven bajo la larga sombra de los 17 a√Īos de la dictadura militar. El fantasma de la culpa recorre Chile. Pol√≠ticos, historiadores, fil√≥sofos, artistas, soci√≥logos, trabajadores, acad√©micos, oficinistas, due√Īas de casa, estudiantes y un sinf√≠n de personas se pronuncian sobre si el golpe de estado tuvo justificaci√≥n o no.

Las fuerzas armadas y carabineros, herederos de los actores principales que ejecutaron el drama y que gobernaron más de tres lustros, guardan riguroso silencio. También se ha minimizado el papel del gobierno de los Estados Unidos y la intervención directa del entonces presidente, Richard Nixon, pero los documentos desclasificados permiten acceder a informaciones que no dejan espacio a la duda respecto del activo papel que jugaron en la destrucción de la democracia chilena. Tal vez su responsabilidad sea mayor o igual a la del sector civil chileno.Chile, 11 de septiembre de 1973: nadie defendió el Palacio de La Moneda | Literatura

Los militares se√Īalaron que fue un pronunciamiento, no un golpe de estado, al que quisieron darle explicaciones jur√≠dicas que no exist√≠an. Las razones eran pol√≠ticas. ¬ŅFue responsable el presidente Salvador Allende y la coalici√≥n de la Unidad Popular que lo acompa√Īaba, del t√©rmino de la democracia? Por m√°s que se busca culparlo, los argumentos no tienen fuerza y se disuelven ante la abrumadora evidencia del respeto a la ley y a la Constituci√≥n que ejerci√≥ hasta el 11 de septiembre de 1973, as√≠ como la impecable vida democr√°tica del exmandatario.

La evidencia m√°s simple para cualquier ciudadano es revisar la prensa de la √©poca para constatar la absoluta libertad que existi√≥ bajo su gobierno. Que el a√Īo 1973 el pa√≠s viv√≠a una profunda crisis pol√≠tica y econ√≥mica, nunca nadie lo ha negado y la prueba m√°s evidente de aquello es que el presidente iba a llamar a un plebiscito el d√≠a 11 de septiembre, como lo hab√≠a comunicado a algunos de sus ministros, indicando que, si perd√≠a, dejaba el gobierno.

Entonces, ¬Ņqu√© falta para que la sociedad chilena se libere de ese pasado que nos persigue? Si examinamos la experiencia de pa√≠ses como Alemania, por ejemplo, no se culpa al Tratado de Versalles o a la crisis econ√≥mica provocada bajo la Rep√ļblica de Weimar para que Hitler diera un golpe de estado en 1933, instaurara una dictadura, creara la Gestapo y comenzara la persecuci√≥n pol√≠tica y racial, creando campos de concentraci√≥n para luego iniciar la Segunda Guerra Mundial al invadir Polonia.

Los alemanes y su ej√©rcito asumieron plenamente la culpa de los horrores provocados por la dictadura y no hay espacio alguno para justificar con explicaciones como que durante Hitler se construyeron las grandes autopistas o se desarroll√≥ el popular Volkswagen Escarabajo para el pueblo alem√°n. Los sitios de memoria y los museos sobre el horror en Alemania no hablan del contexto, de Weimar o las injustas cl√°usulas impuestas a Alemania al t√©rmino de la gran guerra, en 1918. El museo en Berl√≠n, llamado ‚ÄúTopograf√≠a del Terror‚ÄĚ, ubicado en el mismo lugar que ocup√≥ la Gestapo, describe c√≥mo ‚Äúplanearon, organizaron y perpetuaron la persecuci√≥n y asesinato de millones de personas‚ÄĚ entre 1933 y 1945, con nombres y fotograf√≠as de los responsables.

El horror de los mecanismos de la polic√≠a secreta de Pinochet - InfobaeEn Chile el golpe de estado fue responsabilidad de las fuerzas armadas, quienes lo planificaron, ejecutaron y echaron a andar la m√°quina de terror. La DINA fue la Gestapo chilena y comenz√≥ a funcionar de inmediato, siendo formalizada su creaci√≥n en noviembre de 1973. Es cierto que hubo civiles que instigaron el golpe, pero el monopolio de las armas era de los militares, tal como lo es hoy. Por ello el veto expl√≠cito que se ha levantado contra algunos sitios de fusilamientos y torturas en cuarteles del ej√©rcito, averg√ľenzan y da√Īan la memoria hist√≥rica.

Los uniformados se niegan a asumir la responsabilidad plena y condena de sus instituciones en la destrucci√≥n de la democracia y un sector amplio de la derecha se siente en la obligaci√≥n de justificarlos, lo que se hace cada vez m√°s dif√≠cil. Seguramente las fuerzas armadas y carabineros guardar√°n silencio en esta conmemoraci√≥n de los 50 a√Īos, pero m√°s temprano que tarde llegar√° una generaci√≥n de militares que limpiar√° el honor y de cara al pa√≠s asumir√°n la responsabilidad de haber roto la democracia y de los 17 a√Īos de horror que nos persiguen hasta hoy.

 

*Ex embajador y ex subsecretario de Defensa.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.