Ene 21 2014
1663 lecturas

CulturaPol铆tica

El golpismo del diario The Wall Street Journal

El que leyera la descripci贸n que la periodista de The Wall Street Journal hace de Buenos Aires, tendr铆a la n铆tida impresi贸n de que ella habla de la Buenos Aires de la crisis de 2001-2002: 鈥淯na sensaci贸n de premonici贸n se cern铆a sobre la ciudad. La econom铆a estancada, la inflaci贸n en alza, el capital saliendo del pa铆s y los porte帽os de todos los 谩mbitos preparados para una tormenta y resignarse a las penurias que llegar谩n a esta ciudad porte帽a鈥.

Y sigue la sensible periodista norteamericana: 鈥淟a infraestructura de la ciudad parec铆a abatida. Los amplios bulevares y grandiosos edificios del siglo XIX est谩n cansados y ro帽osos y las calles huelen mal. Los grafittis enardecidos y los afiches hechos tiras desfiguran las paredes, lo que da una sensaci贸n generalizada de decadencia sin ley鈥.

Hasta que ella llega al sorprendente diagn贸stico de esa dram谩tica situaci贸n: 鈥淒estruir la riqueza de una naci贸n demora un largo tiempo, pero (y ah铆 viene la sorpresa), una d茅cada de kirchnerismo, de gobiernos encabezados por N茅stor Kirchner y por su actual viuda, Cristina Fern谩ndez de Kirchner, parece lograrlo鈥.

Ah铆 viene la confusi贸n. La descripci贸n alarmante de la situaci贸n de Buenos Aires no se refiere a las calamidades que el pa铆s vivi贸 cuando la implosi贸n del modelo 鈥揳labado en prosa y verso por el FMI y por el propio Wall Street Journal 鈥 neoliberal en la versi贸n menemista de la paridad de la moneda argentina con el d贸lar.

Un momento en que la expropiaci贸n masiva de la poblaci贸n argentina por el sistema bancario llev贸 el pa铆s al peor retroceso de su historia 鈥揷omparado, por Eric Hobsbawn, al que vivi贸 la Rusia con el fin de la URSS. Se pod铆an ver im谩genes inimaginables hasta ese momento en Buenos Aires y en toda Argentina.

A eso sumado los m谩s altos niveles de desempleo que el pa铆s hab铆a conocido 鈥搖n pa铆s que hab铆a vivido el pleno empleo en per铆odos anteriores鈥 y la pauperizaci贸n de amplios sectores de las clases medias y la diseminaci贸n de la poblaci贸n de calle. Buenos Aires escenific贸 los peores momentos de su historia. Algo incomparablemente peor de lo que describe la periodista de The Wall Street Journal.arg 2001

Fue a partir de esa crisis, del m谩s grande retroceso que la econom铆a argentina hab铆a vivido, que N茅stor Kirchner primero, Cristina enseguida, han logrado recuperar econ贸mica y socialmente el pa铆s con niveles altos de desarrollo, a pesar de la herencia maldita de la desindustrializaci贸n, de la privatizaci贸n de empresas publicas 鈥揺mpezando por YPF-, la miseria y la exclusi贸n social.

Fueron diez a帽os de recuperaci贸n sistem谩tica de la econom铆a, con niveles de crecimiento de los m谩s altos de Am茅rica Latina, con reducci贸n dr谩stica del desempleo, que han permitido a los Kirchner ganar tres elecciones presidenciales seguidas. Sin embargo, la periodista habla de 鈥渄estrucci贸n de la riqueza de una naci贸n por los Kirchner鈥. Seguramente ella no pas贸 por Buenos Aires poblada por cartoneros, gente incluso de clase media que ven铆a a la capital a recoger todo lo que pudiera para revender, reciclar, usar, poblaciones en el abandono, cuando implosion贸 la suicida pol铆tica neoliberal, tan elogiada por The Wall Street Journal.

Y como suele pasar con los articulistas de esos 贸rganos, todo queda patas arriba: Los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la R煤a, que destruyeron la riqueza del pa铆s, aparecen como los que la han creado y multiplicado. Los gobiernos de los Kirchner, que han recuperado el pa铆s del desastre recibido, aparecen como los que han destruido esa riqueza.

Al final de su art铆culo, la periodista pronostica una 鈥渆xplosi贸n social鈥, hecho que efectivamente ocurri贸, al final de los gobiernos de Menem y de De la R煤a. Hubiese ella escrito su art铆culo para aquel momento, habr铆a dado en el blanco, con las extraordinarias movilizaciones que sucedieron al quiebre de la econom铆a argentina porque hab铆a seguido las orientaciones del FMI y de The Wall Street Journal.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.