Mar 20 2022
138 lecturas

Política

Reaparcieron los votos perdidos y Gustavo Petro va camino a ganar en primera vuelta

 Luego de varios días de especulaciones por los resultados definitivos de las elecciones parlamentarias del pasado 13 de marzo en Colombia, la aparición de millares de votos del centroizquierdista Pacto Histórico no contabilizados en el preconteo de la Registaduría, marcó cambios en la constitución del próximo Senado.

El más beneficiado tras el escrutinio es el Pacto Histórico, liderado por el candidato presidencial Gustavo Petro, al que se le sumaron cerca de 390.000 votos más al Senado frente a lo informado el domingo; lo que le otorga tres curules más, adjudicados  al líder campesino César Pachón, la líder del Sindicato de Educadores de Santander Sandra Yaneth Jaimes y el periodista independiente Paulino Riascos.

Frente a lo ocurrido con el Pacto Histórico, al cual le (re)aparecieron 390 mil votos, el registrador Alexander Vega Rocha manifestó que “si hubo dolo por parte de algunos jurados, esas actuaciones serán puestas en conocimiento de la Fiscalía”.

La centroizquierda pasó de 16 escaños que tenía en el preconteo a 19 tras el escrutinio oficial. Esto convierte al Pacto Histórico en la mayor bancada senatorial. Según los cálculos que se han hecho, la derecha tendrá el 50 % del Senado y los sectores alternativos cerca del 40%. El nuevo Congreso aparece un poco más equilibrado que el actual y eso se debe en parte a las consecuencias de las movilizaciones sociales de 2019-2020.

El Centro Democrático, la Coalición Alianza Verde y Centro Esperanza y partido Conservador fueron los más afectados, pues cada uno perdió una curul, quedando con 13, 13 y 15 respectivamente. También resultaron perjudicados en el escrutinio oficial el Partido Conservador que queda con 15 senadores, y el Centro Democrático y la coalición Centro Esperanza con 13 cada uno.

Sin alteraciones quedarían el Partido Liberal, de centroderecha, con 15 curules; La U, con diez escaños, y la coalición de los partidos cristianos Colombia Justa Libres y Mira conservan los cuatro senadores.

El 13 de marzo también fueron electos las y los 16 representantes de las comunidades de víctimas de las subregiones priorizadas por el Acuerdo de Paz para los periodos 2022-2026 y 2026-2030. Entre los ganadores se observa que las mujeres solamente obtuvieron 3 escaños de los 16 disponibles, así mismo que el tipo de organización que mayormente avaló candidatos fueron organizaciones sociales y organizaciones de víctimas.

En relación a las comunidades étnicas, solamente tres consejos comunitarios lograron que sus candidaturas fueran elegidas.

Lectura del país y de las elecciones

Colombia vive una grave crisis económica, financiera, social, de alimentación, y sobre todo de seguridad. En  lo que va del año 42 líderes sociales fueron asesinados y suman mil 328 desde la firma del acuerdo de paz. En los primeros 75 días de 2022 se produjeron 23 masacres.

Otra vez el país volvió a estar en los últimos lugares de un listado de la OCDE: uno de cada tres jóvenes es ‘nini’: ni estudian, ni trabajan. Son muchas más las mujeres sin ocupación que los hombres, y en total suman más de tres millones los que no tienen nada que hacer.

La crisis está por todos lados, incluso en los partidos, y las soluciones sólo son recitadas por los candidatos. Es la primera vez en la historia reciente que la derecha se divide. Siempre había pasado lo contrario, la izquierda-centroizquierda no lograba unirse detrás de un solo candidato y la derecha terminaba ganando.

La derecha colombiana está “desgastada, agotada” y la población ya no les cree, evaluó la politóloga Daniela Castillo tras las elecciones legislativas y de las tres internas interpartidarias que definieron los candidatos de Pacto Histórico, Equipo por Colombia y Centro Esperanza a la presidencia: Petro, Federico Gutiérrez (derecha) y Sergio Fajardo (centroderecha).

Sin dudas y pese al constante bombardeo desde el gobierno y los medios hegemónicos, Gustavo Petro tiene grandes posibilidades de ganar. Para algunos analistas, debiera enviar señales rápidas a los empresarios del país, anunciando quiénes integrarán su equipo económico. El empresariado colombiano se jacta de que pone presidentes.

La derecha hace ingentes esfuerzos para juntarse, con el único fin de vencerlo. Además de los tres candidatos de las coaliciones, estarán en la puja Rodolfo Hernández (se presentó sin partido), Luis Pérez (también obtuvo las firmas necesarias), John Milton Rodríguez (Colombia Justa Libres), Enrique Gómez (Movimiento de Salvación Nacional), Ingrid Betancourt (Verde Oxígeno), Luis Gilberto Murillo (Movimiento Colombia) y Germán Córdoba (Cambio Radical).

A nivel presidencial se percibe un escenario similar al de hace cuatro años, con opciones muy nítidas de centroizquierda y derecha. Pero después de esta elección el Congreso quedó más equilibrado, aun cuando el Partido Conservador, Partido Liberal, Cambio Radical, Partido de la U y el Centro Democrático suman una mayoría. Pero el Partido Liberal está dividido y muchos de ellos apoyaron la campaña de Petro.

Quien gane la Presidencia, tiene que pensar muy bien cómo hará para negociar con un Congreso tan plural.

Hay factores importantes que explican el agotamiento de la derecha, más allá de la gravísima crisis general del país. Una, la desaparición de la figura de Álvaro Uribe Vélez, que sale del Senado y deja de ser referente, después de muchos años de estar en el centro de la escena Uribe enfrenta un proceso penal por compra de testigos.

Dos, el estrepitoso fracaso del gobierno de Iván Duque, no solo por la pandemia sino por su ineficiencia general. Los apoyos permanentes de Estados Unidos no lograron cambiar la sensación de hastío de los colombianos para con su presidente (tiene una desaprobación del 78%). Hasta los uribistas admiten que es un pésimo presidente.

Tres el fuerte impacto sobre la ciudadanía de los llamados “falsos positivos” (bajas civiles que el Ejército hacía pasar como caídos en combate) además de la imagen «heroica» de la fuerza pública que durante muchos años intentó construir el uribismo y se desbordó totalmente durante el paro nacional. Todos estos factores llevan a que la derecha y el uribismo estén en una situación de desplome total, dice Castillo.

La prensa hegemónica hace hincapié en que Petro dijo en un debate público que no estaba resuelto que la vicepresidencia sea para el segundo lugar de la consulta, en este caso Francia Márquez. Pero incluso si no va a la Francia Márquez y el derecho de vivir en paz en Colombia | Biodiversidad en América Latinavicepresidencia, ella seguirá apostando al Pacto Histórico como proyecto. Muchos la perfilan incluso como ministra de Ambiente, que es un tema importante para ella. Si Petro avanza en la negociación con los liberales, éstos deben nominar a una mujer joven para la vicepresidencia.

La centroderecha, gracias a sus continuas pujas internas, perdió una gran oportunidad de hacer historia. Para muchos, Fajardo (el ganador de la interna), en lugar de sumar votos, resta. En las elecciones pasadas (de 2018), tras caer derrotado en primera vuelta ante Duque y Petro, dijo que prefería irse a ver ballenas.

Posiblemente Gutiérrez y Petro moderen sus discursos para disputar ese electorado de centro. En la elección pasada ese electorado de centro fue importante para el triunfo de Duque, sobre todo por el discurso de miedo contra Petro, que terminó calando, a pesar de la falta de argumentos reales.

-Lo que he visto es que Rodolfo lo que tiene a su favor es que se acercó a la gente, algo que le faltó al centro. Acercar a la gente no es estar en la calle repartiendo volantes, es hablarles para que entiendan. Rodolfo es muy inteligente, muy estratégico en eso. Si ustedes escucharon su discurso, no tiene ninguna propuesta, sólo habla de “no más corrupción y vamos a bajar a los corruptos” y juega con las emociones.

En la derecha, Fico Gutiérrez tiene propuestas. Habla de agradecer y respetar a las fuerzas militares y a la fuerza pública, de meterle al tema derechos humanos, pero ahí no hay propuesta, simplemente lo dice para ganar votantes del centro. Rodolfo Hernández tiene varios procesos de corrupción y su discurso es “no más corrupción”.

Gutiérrez es quien mejor representa al uribismo: tiene una línea muy clara en tema de empresarios y en temas de fuerza pública e incluso de la paz. Hernández no cuenta con propuestas, maneja emociones.

Así, tras el empujón del 13 de marzo, Petro tiene muchas chances de ganar en primera vuelta porque la derecha está fragmentada, pero a este ritmo -faltan dos meses- la derecha puede llegar a un acuerdo y tener un único candidato.

*Sociólogo venezolano, Codirector del Observatorio en Comunicación y Democracia y analista senior del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.