Jun 2 2012
713 lecturas

CulturaSociedad

“Necesitamos recordar que nuestra fortaleza es que somos escritores, que nuestra voz es pública”

Gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación, desde Canadá John Ralston Saul, presidente del PEN Club Internacional, habla de la gestión de Carlos Fuentes para concretar la visita a México de una importante delegación de esa sociedad de escritores fundada en 1921. Estuvo en México, pero el Presidente de la República —como no será sorpresa para nadie— no pudo recibirlo. Tampoco, naturalmente, los candidatos presidenciales.| MARIO CASASÚS.*

 

El novelista y ensayista canadiense preside el PEN Club Internacional desde 2009; un lustro antes había recibido la Medalla Pablo Neruda (2004) y ante el incremento de los crímenes contra periodistas decidió viajar a México, para reunirse con 60 escritores; además sostuvo encuentros con el presidente del Senado, con el gobernador de la Ciudad de México, con el Ministro del Interior y con el Fiscal para la Atención de Delitos Cometidos en contra de la Libertad de Expresión.

 

En cambio, el presidente de México no recibió a John Ralston Saul, tampoco los cuatro candidatos presidenciales respondieron a la convocatoria del PEN Club. Eso se significó una reflexcòn: “Los candidatos están tratando de evadir el tema de la corrupción, la violencia y la libertad de expresión; primero por miedo y después porque no hay votos que se puedan ganar al debatir estas áreas. Por consiguiente, estas son dos razones importantes para darnos cuenta que no son los candidatos adecuados”.

Pero Ralston Saul no se echa a morir: “Necesitamos recordar que nuestra fortaleza es que somos escritores, que nuestra voz es pública y que tenemos que hablar y actuar públicamente. Esa es la lección de escritores como Carlos Fuentes y Pablo Neruda. En el PEN Club Internacional, hablamos y escribimos de lo que vemos en México a través de nuestros miembros en más de 100 países. No nos vamos de México. Seguiremos defendiendo la libertad de expresión hasta que haya cambios reales”.

 

—En agosto de 1966, Carlos Fuentes elogió al PEN Club en la revista Life, lo que le valió la crítica de los escritores cubanos en la Carta abierta a Pablo Neruda, ¿cuándo se afilió Carlos Fuentes al PEN Club?
—No estoy seguro que Carlos Fuentes fuera miembro del PEN Club. El punto es que cuando la causa lo necesitaba, él estaba presente. Recuerdo que cuando pedí verlo el año pasado, inmediatamente respondió diciendo que efectivamente estaría encantado de reunirse conmigo porque el PEN representaba la libertad de expresión.

 

—En noviembre de 2008, le pregunté a Carlos Fuentes si estaba en deuda con Neruda, respondió: ‘¿quién no está en deuda con Neruda?’>; ¿el PEN Club Internacional está en deuda con ambas figuras de la literatura latinoamericana desde 1966?
—Carlos Fuentes lo dijo de manera perfecta. Todos estamos en deuda con Neruda. Con un poeta de esa talla, estamos en deuda precisamente por esa profundidad en sus palabras y textos. Ambos, Neruda y Fuentes, representaron la idea esencial de que a pesar de tener diferentes opiniones políticas, al escribir, al final del día, su idea fue la de reunir a la gente, para evadir la separación.

 

—¿Cuándo conoció personalmente a Carlos Fuentes?, ¿en qué año leyó por primera vez la narrativa de Fuentes?
JR.- Conocí personalmente a Carlos Fuentes el 14 de noviembre de 2011, cuando le pedí ayuda para la creación de la nueva estrategia del PEN Club Internacional enfocada a intentar cambiar la situación de violencia en México. Estaba envuelto en un día agotador, pero aun así, se tomó una de hora de su día para aconsejarme y hablar sobre la perspectiva de su país en ese momento.
“¿Cuándo lo leí por primera vez? A principios de mis veintes. Lo tienes que leer, ahora y entonces”.

 

—El 17 de mayo, usted envió un boletín de prensa en reconocimiento al papel de Carlos Fuentes para concretar la visita del PEN Club Internacional a México, ¿tenían contemplado analizar los resultados del reciente viaje?
—Nos encontramos constantemente analizando la situación en México y lo que deberíamos de hacer. Pienso que hemos tenido éxito al tratar de concentrar la atención en México y el resto del mundo, no sólo hacia la violencia en contra de los periodistas mexicanos, sino también hacia las amenazas en contra de la libertad de expresión.
“Pero al mismo tiempo, el número de muertes ha venido creciendo. Lo importante es seguir empujando para obtener más cambios legales y de igual manera la aplicación de sus leyes y también para que el gobierno tome en serio el grave problema de corrupción en este país.
“Necesitamos recordar que nuestra fortaleza es que somos escritores, que nuestra voz es pública y que tenemos que hablar y actuar públicamente. Esa es la lección de escritores como Carlos Fuentes y Pablo Neruda. En el PEN Club Internacional, hablamos y escribimos de lo que vemos en México a través de nuestros miembros en más de 100 países”.

 

—¿Qué tema quedó pendiente a debatir entre el PEN Club y Carlos Fuentes?
—Éste es un periodo crítico en México. La llegada del G-20 representa un momento en el que los periodistas en todo el mundo no se deben distraer por reuniones internacionales, que seguramente han sido preparadas con anterioridad por funcionarios públicos cuyas ideas son expuestas por los políticos que los representan. Deberían preguntarse acerca de la violencia en este país, de sus efectos hacia la libertad de expresión y del papel central de la corrupción en esta grave situación.
“También, los candidatos presidenciales hacen todo lo posible para no hablar de la violencia, de la corrupción y de la deuda. Todos, tanto en Chile como en México, tenemos la obligación de insistir que los candidatos hablen de estos temas.

 

—El semanario Proceso (13/05/2012) publicó una lista de recomendaciones que no pudieron entregar a la Presidencia de la República durante la visita del PEN Club Internacional, ¿insistirán en un acuse de recibo?, ¿intentarán hacerle llegar el documento a los candidatos presidenciales?
“Presentamos una lista muy clara con recomendaciones que cupieron en una sola cuartilla. Algunas veces las respuestas simples son las respuestas correctas.
“El otro día un periodista muy conocido en México me comentó que una de las razones por las que los candidatos presidenciales tienen miedo de hablar sobre los temas antes mencionados es el temor a enfrentar a la fuente de la violencia…
“Perdonen mi falta de caridad:  ¿es porque tienen temor?, ¡pero si ellos son los que están diciendo que quieren ser los líderes de México! ¿Cómo podemos considerar a estas personas como candidatos serios si desde este momento ya tienen temor de hablar de estos temas sin aún haber sido elegidos?

 

—La situación de acoso a la prensa y los atentados contra la vida de los colegas periodistas han empeorado en México, ¿cuál sería el siguiente paso del PEN Club para llamar la atención mundial sobre la crisis de inseguridad mexicana?
—¡Durante el primer debate presidencial estos problemas no fueron siquiera presentados! Los observadores mexicanos dicen que los candidatos están tratando de evadir el tema de la corrupción, la violencia y la libertad de expresión —primero por miedo y después porque no hay votos que se puedan ganar al debatir estas áreas-. Por consiguiente, estas son dos razones importantes para darnos cuenta que no son los candidatos adecuados. Los escritores en todo el mundo tienen la responsabilidad de asegurarnos de que estos temas sean tratados en los debates presidenciales.

 

—En abril vino a México Gillian Slovo, presidenta del PEN Club Inglaterra, usted hizo lo propio el pasado 29 de enero, ¿habrá más visitas de delegados del PEN Club hasta lograr las garantías para la libertad de expresión de los escritores y periodistas en México?
—Cuando fuimos a México, en enero de 2012, una de las preguntas más comunes fue: ¿cuándo regresarán a México?  Mi respuesta siempre fue: no nos vamos de México. Tenemos tres Centros del PEN Club en México. Seguiremos defendiendo la libertad de expresión hasta que haya cambios reales. Como bien lo usted lo señaló, la Presidenta de PEN Inglaterra ha regresado a México, y le aseguro que yo regresaré frecuentemente.

 

—¿Con qué frecuencia se comunica con la presidenta del PEN Club México?
—Todos nuestros Centros PEN Club están en constante comunicación con la oficina internacional en Londres y entre ellos mediante agrupaciones regionales. Estos son problemas mexicanos. No resolveríamos nada sin antes consultar al PEN Club México.

 

—Finalmente, ¿el PEN Club coordinará algún homenaje en memoria de Carlos Fuentes?, ¿entrarían en contacto con el Instituto Cervantes para organizar un homenaje internacional?
—Es una muy buena idea.
——
* Periodista.
En www.elclarin.cl —se publica aquí por gentileza del autor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario