Saber a qué atenerse

52

 

La frase «Saber a qué atenerse”  del filósofo español José  Ortega y Gasset -1883-1955-,   sugiere que es importante tener claridad y comprensión sobre las situaciones para poder tomar decisiones informadas y actuar de manera adecuada.

Ortega y Gasset enfatiza la importancia de  vislumbrar la realidad y tener una visión clara de las circunstancias en las que nos encontramos. Esto implica adquirir conocimiento y comprensión sobre el entorno en el que nos desenvolvemos.

El sentido verdadero, consiste en saber a qué atenernos, en lograr una fórmula respecto al mundo y las cosas que nos rodean, dentro de las cuales van incluidos  los seres humanos. Y el hombre que se amolda a todo, a lo  bueno y a lo malo, solo a una cosa parece no adaptarse: a no saber a qué atenerse respecto a sí mismo y a los demás; a ignorar de qué; ni de quién depende su vida; a esperar definiciones que no se producen y decisiones que no se toman; a la imprecisión; a la  sensación de pérdida que surge cuando faltan puntos firmes en los cuales afianzarse,  y orientar su juicio.

Desconcertados, buscamos a qué atenernos en una época donde no manda nadie; ni personas, por incapacidad, ni principios, porque al volverse cuestionables, están en quiebra los valores de  nuestra civilización; en un momento cuando lo sólido se ha hecho mutable y da la impresión de perderse y volatilizarse; cuando se tambalean las convicciones firmes dando paso a la inseguridad, a la desconfianza y a la inquietud; en medio de una confusión política caracterizada por situaciones injustificables, paradójicas y contradictorias  que hacen del ahora un  permanente y desconcertante suspenso y del mañana un sorpresivo azar; sin criterios seguros y firmes que Saber a qué atenerse - Biología y pensamientonos guíen, porque faltan o se ocultan las ideas claras y distintas y todas aquellas en torno a las cuales se habla y discute son escurridizas y confusas, dónde no se cumple lo que se promete y los errores por ser muy numerosos, se condensan en un sentimiento general de frustración que nos hace desconfiar, escépticamente, hasta de las mejores intenciones.

¿Cómo saber a qué atenernos rodeados como estamos, de  un elemento humano cuyo juicio y criterio fluctúan de acuerdo a las conveniencias?  Al no saber el hombre a qué atenerse respecto al mundo y de sí mismo, perdidas su fe y credulidad, la incertidumbre anega todo el ámbito de su realidad y de su porvenir. Para no quedarse en ella, busca superarla hasta llegar, alcanzar y estar en lo cierto. En un plano de certeza, y dados los datos, las perspectivas, los síntomas y las predicciones que anuncian, anticipan y presagian nuestro porvenir, parece que, quienes quieren saber, pueden saber a qué atenerse respecto a lo que será el futuro del mundo y el mundo en un futuro.

Ortega y Gasset, argumenta que solo cuando sabemos a qué atenernos, es decir, cuando tenemos una comprensión clara de las cosas, podemos tomar decisiones acertadas y actuar de manera efectiva. El conocimiento nos proporciona las herramientas necesarias para evaluar situaciones, entender las consecuencias de nuestras acciones y tomar decisiones informadas. Atenerse a las consecuencias, es asumir el resultado de una actitud o de un hecho que se comete, especialmente a sabiendas que no se debía.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.